Entrevista directa políticaUncategorized

Entrevista directa / Política: Hernán Larraín Matte renuncia a la presidencia de Evópoli.

En esta oportunidad conversamos con dos políticos regionales sobre la renuncia de Hernán Larraín Matte a la presidencia de Evópoli en el actual clima político, y la señal que esto implica. Por su parte el diputado y presidente regional de Evópoli, Sebastián Álvarez, nos comenta que ve esta decisión como una acción generosa y de renovación por parte de Larraín Matte; en cambio el abogado Paulo Saldivia, presidente regional de las Juventudes Comunistas nos dice que este tipo de acciones, por parte de la derecha, no son más que un acto publicitario, sin espesor político en la situación política en la que se encuentra el país.

Diputado Sebastián Álvarez, Presidente Regional Evópoli La Araucanía ¿Qué comentario le merece la renuncia de Hernán Larraín a la presidencia de Evópoli en el contexto político actual?

La renuncia de Hernán Larraín al cargo de presidente nacional del partido es una señal política que da cuenta que, frente a la actual crisis de la coalición ChileVamos, es importante renovar los liderazgos de los partidos que lo componen. Es una señal que busca iniciar una nueva etapa de conversaciones, acuerdos y negociaciones frente a los desafíos que están por delante para nuestro país y que necesariamente requiere de nuevas voluntades y confianzas entre los partidos. Por ello cambiar la dinámica actual pasa también por cambiar a las personas que han estado a cargo de los partidos del bloque estos últimos años. Esperamos que esta señal permita también a los otros partidos entender con generosidad política y pensando en el bien mayor, que la renovación de liderazgos es clave para iniciar una nueva etapa política recuperando las capacidades de dialogar y generar acuerdos.

¿Qué efectos puede ver Ud. en la renuncia de Larraín Matte para la política nacional, pero sobre todo regional?

El mayor efecto es que los líderes políticos deben hacerse cargo de modo responsable del resultado de su gestión y que se debe ser generoso y no ambicioso. Acá lo importante es pensar en colectivo, en el sentido de coalición que se necesita para poder gobernar.

Respecto a la región de La Araucanía, nos debería mostrar lo relevante del diálogo, los acuerdos y la lealtad que nos debe guiar a un mayor compromiso y esfuerzo en lograr acuerdos.

¿Entonces tenemos que entender esta renuncia como una tentativa de renovación al interior de Chile Vamos?

¡Así es! En el fondo es una propuesta a definir nuevas personas que puedan asumir el liderazgo político que necesita ChileVamos para una nueva etapa en las relaciones como coalición.

Frente a esto, el abogado Paulo Saldivia, Presidente Regional de las Juventudes Comunistas de La Araucanía sostuvo que:

Todos estos diferentes hechos, comunicados, renuncias que van a existir y por supuesto todos los quiebres que se vienen a partir de, es consecuencia, primero, del proceso político que estamos viviendo como país, donde estamos experimentando un proceso político muy delicado, muy complejo, pero que tiene grandes raigambres o grandes -da la sensación- características de lo que es la colectividad, lo que es cuidarnos entre todos, lo que significa también defender al pueblo, e incluso eso puede estar dado y de forma directa por las diferentes ollas comunes que se han levantado a lo largo del país, entonces tenemos un ánimo como país de solidaridad, pero de solidaridad de la clase trabajadora, de los oprimidos de siempre, de los pequeños y medianos empresarios, de los pueblos originarios, entonces, en ese ámbito, el gobierno de Chile, que está comandado por la derecha más extrema del continente, tiene que tener expectativas y este movimiento de renuncias yo lo veo más publicitario. No creo que la dicotomía que se nos presenta a través de los medios de comunicación tradicionales, si se quiere decir, de alguna forma, o con la ideología más hegemónica, no creo que sea una disputa entre liberales y conservadores, sino más bien tiene relación con que dentro del mismo ChileVamos la disputa fue realmente entre gente, que si bien algunos eran diputados, inclusive algunos senadores de derecha y que van a votar a favor del 10%, es una cuestión de clase, es una situación de la votación en sí que acompaña intereses de clase, o sea estamos viendo que claro, por muy de derecha que pueda ser el parlamentario que vota a favor, probablemente, que no es de estas familias vinosas y tintosas que siempre han comandado la derecha chilena, sino que viene más bien de una raigambre evangélica, más desde la organización social, esas personas se dan cuenta en el diario vivir, con la realidad misma y no con el intento de realidad propagandístico que te intentan vender los diferentes medios de comunicación, incluso en contubernio con el gobierno, que la realidad está difícil, que esta crisis está afectando a las familias de la clase trabajadora, que la clase media siempre fue una ilusión, que en realidad siempre fue una clase trabajadora con acceso a deuda un poquito más elevada, pero finalmente, si le cortas, como a todo trabajador o trabajadora, el trabajo, no tener sustento, evidentemente genera una crisis y esta crisis, lo que está provocando en estos momentos también es una desarticulación de cómo venía la derecha administrando este sistema, administrándolo tanto siendo oposición como siendo gobierno en sus dos periodos, tratando de profundizar el neoliberalismo y no tan sólo como slogan, sino el mismo hecho de hacer que los trabajadores paguen por más, hacer que los trabajadores y trabajadoras paguen ya prácticamente por todo y no tener ningún beneficio del Estado. En estos momentos el Estado no está aportando a un derecho a la salud fehacientemente real, así como tampoco está aportando por un derecho a la educación fehacientemente real. No está preocupándose que sus diversos ciudadanos o las personas que habitamos este territorio tengamos o no para comer, para llegar a fin de mes. Hay una completa desprotección si se quiere de este Estado autoritario que se implementó después de la dictadura, un estado con corte democrático de las democracias liberales promovidas por EEUU y ahora ¿Qué tenemos? El imperio de EEUU está en una crisis terrible y, por ende, todas aquellas versiones más criollas de la política neoliberal hayekiana, liberal y todas aquellas ideologías de derecha que buscan establecer el libre mercado o al mercantilismo como un dogma, como una cuestión fuera de cualquier revisión, fuera de las manos de cualquier persona, eso se está viendo en veremos en estos momentos con la crisis económica y con la crisis social que no son crisis diferenciadas, sino que la realidad es una sola, estamos viendo que, habiendo gobierno, incluso de corte neoliberal y bastante derecha, si tuvieron que hacer una intervención mucho más grande, gravitante e importante en la economía, no así la derecha de este país que hasta el último momento y aún siguen y no quieren entregar absolutamente ninguno de los recursos que nos corresponden a todos los chilenos y chilenas y a todas las personas que habitan este territorio. Yo lo veo así, no lo veo ni con buenos ni malos ojos, creo que esta renuncia responde a una consecución natural de la situación que está ocurriendo. Las comunidades, a lo largo de todo Chile se siguen manifestando, se siguen organizando mucho más aún, entonces nosotros lo vemos como una cosecha respecto de todas las actividades políticas y todas las políticas antipopulares, antipueblo que ellos empezaron a establecer y ahora lo veo finalmente como lo que es: un acto propagandístico, un acto publicitario.

En imagen de portada: Paulo Saldivia (izq) / Sebastián Álvarez (der)

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba