Reporte Principal

Nuestra Residencia En La Tierra

Tratamiento de la basura por la I. Municipalidad de Temuco en la gestión de su alcalde Miguel Ángel Becker.

Cuando el Racismo Ambiental es visto desde la perspectiva de las personas afectadas y su cotidianidad, hablamos de Sufrimiento Ambiental”.

Mayarí Castillo,  PhD en sociología, Lateinamerika-Institut, Freie Universitat Berlin.

Cada habitante de Temuco genera 278 kilos de basura al año, lo que da como resultado  la cantidad de 162 mil toneladas de basura, sólo producida por la capital regional de Araucanía. Después del cierre del centro de disposición final de residuos sólidos (RS) de Boyeco, ocurrido en el mes de noviembre de 2017, la Ilustre Municipalidad de Temuco se ha visto en la obligación de trasladar sus RS al vertedero de Los Ángeles, en la Región del Biobío, por lo que ha tenido que pagar fuertes sumas de dinero. En palabras del concejal por la ciudad de Temuco Roberto Neira Aburto, en conversación con este medio a fines del pasado mes de febrero, nos comentó que, “el municipio y en particular el alcalde Becker tiene una deuda muy grande con la ciudad de Temuco. El día de hoy los ciudadanos tienen que saber que estamos en un gasto de alrededor de siete mil millones de pesos anuales por concepto de basura, algo así como nueve punto tres millones de dólares; algo así como decirle a ustedes que nos gastamos un consultorio al año en llevar la basura a Los Ángeles”.

A manera de complemento, en un artículo publicado en www.araucaniadiario.cl el 28 de febrero de 2019, Waldo Armstrong, médico veterinario preocupado por el tema de la basura y su tratamiento, comentó estadísticamente que “la Araucanía se encuentra entre las regiones que menos reciclan, con un índice de 7% v/s un 10% a nivel nacional, lo que comparado con países europeos como Suiza o Austria que reciclan el 52% y el 47, 9% de sus residuos respectivamente, nos deja un gran desafío por delante, ya que no sólo estamos contaminando nuestro lugar de residencia, sino que además se está perdiendo dinero al botar “insumos” que tienen un valor para las empresas recicladoras”, empresas recicladoras que, huelga decir no reciben apoyo del Estado para sus operaciones, lo que a cualquier luz parece una desatención grave por parte de las autoridades.

Como se puede leer en www.ecologistas.org en su publicación del 26 de enero de 2019 “los ciudadanos de Temuco tenemos una deuda inmensa con el sector Boyeco: los dejamos sin agua, sin un aire limpio, con todo su entorno contaminado”, cuestión que viene a reforzar la idea de que existe discriminación racial en el tema de la basura y la contaminación, en el entendido que la mencionada localidad de Boyeco, que pertenece a la parte rural de la comuna de Temuco, también se encuentra al interior de comunidades mapuche, lo que podríamos llamar Racismo Ambiental, debido a que se han generado políticas públicas que de forma manifiesta han violado los derechos de comunidades mapuche de forma sistemática y sostenida en el tiempo, dañando profundamente la calidad de vida (esperanza de vida, mayor mortalidad infantil, mayor gasto en salud, vivienda precaria, etc), su medio ambiente (contaminación irreversible), la economía local, concurriendo además multiples ejemplos de discriminación y estigmatización en diferentes grados de profundidad. Quizá los casos más complejos tienen que ver con la normalización de estos procesos de degradación social. Ejemplo claro de esto es el funcionamiento de una escuela básica e inclusive una posta aledaña a lo que es este vertedero de Boyeco.

En el contexto actual, es importante que podamos pensar en las propuestas para que se generen verdaderas estrategias, programas, planes, recursos asociados y sobre todo legislación adecuada para que estos casos de Racismo Ambiental no sigan surgiendo sin más bajo el alero de argumentos espúreos, cargados de colonialismo y racismo baratos e insostenibles.

Hoy, bajo el contexto plebiscitario para la elaboración de una nueva carta fundamental, pensamos en el Principio de Igualdad y su protección, junto a garantías de no discriminación que operen con real impacto.

Sin duda existe una gran distancia respecto  de las formas en que las que se visualiza el problema de los Residuos Sólidos cuando sólo se hace desde la perspectiva de “la basura” sin pensar en los impactos generados en las personas y cómo se naturalizan  relaciones desiguales, cómo se genera un nuevo control del territorio, acceso a recursos naturales, efectos socioculturales inmediatos, de mediano y largo plazo. En este sentido, en conversación con directa.cl Alejandra Parra, miembro de la Red de Acción por los Derechos Ambientales (RADA), nos interna en los fundamentos para entender la propuesta “Basura Cero” que como institución se encuentran levantando: “hay que darnos cuenta que lo que botamos a la basura es naturaleza que fue extraída de algún lugar y fue transformada en un elemento de consumo que terminamos botando a la basura, entonces, cada vez que botamos algo a la basura, tenemos que considerar la cadena de destrucción que esta detrás de la producción de ese elemento: extracción de árboles, de todo tipo de plantas, suelo, minerales, animales también, enorme uso de energía, de mucha agua y la generación de muchos residuos sólidos, residuos líquidos, contaminación al aire, gases de efecto invernadero, todo eso para producir bienes de consumo que terminan en la basura”.

La RADA, en su itinerario de aportes al debate relativo al tratamiento de los RS, ha propuesto cinco medidas de carácter integral en torno al tema del reciclaje como son: “1. Crear un plan de educación, sensibilización y difusión del tema en sus diversas dimensiones, 2. La recolección diferenciada puerta a puerta de reciclables, compostables y fracción de rechazo, 3. Una planta de acondicionamiento de materiales reciclables, 4. Centro o centros de compostaje centralizado o descentralizado y 5. Políticas de promoción de la reducción y desincentivo a la generación de residuos. Con esto, según la entidad, “se podría reducir en un 80% los residuos que van a disposición final, con el consecuente ahorro, invirtiendo nuestro dinero de forma útil  en lugar de usarlo para enterrar basura”, como consigna el sitio www.change.org en una publicación de enero del presente año, medidas en torno a las cuales la sensatez reclama poner atención por parte de la ciudadanía.

El 30 de enero del presente año, la misma Alejandra Parra, dirigenta de RADA, pidió el pronunciamiento de Contraloría  por la incompatibilidad del proyecto de incineradora presentado por la empresa WTE Araucanía con respecto al plan regulador de la comuna de Lautaro, resolución ante la cual estamos a la expectativa.

Por último, el día 10 de marzo recién pasado, en una de las redes sociales del concejal por la ciudad de Temuco, Roberto Neira Aburto, se puede leer que “Después de más de cuatro años sin avances concretos de la empresa WTE, la que manifiesta problemas ambientales, sociales y legales, y como presidente de la comisión de medio ambiente de la Municipalidad, hemos logrado hacer entender al alcalde que el proyecto ya no tiene viabilidad, donde la empresa realizó cambios unilaterales que afectan las bases de la licitación, lo que llevó a que la comisión, y hoy el concejo, votara que se inicie una transacción extrajudicial para poner término al contrato  y de esta forma poder pensar una nueva forma de tratar la basura y así colocar a Temuco como una ciudad verde y sustentable”. Una razón más que suficiente para propiciar la participación social y especialmente de las organizaciones sociales dedicadas a proteger el medioambiente y toda la ciudadanía que se ve afectada por este problema que es de todos, lo que implican labores de difusión, participación y educación en el tema de la basura.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar