Entrevista directa políticaPolítica

Verónica López-Videla, candidata a Diputada por Convergencia Social: Mujer, medioambiente y participación.

En esta oportunidad conversamos con Verónica López-Videla, Periodista y candidata a Diputada por Convergencia Social a estas próximas elecciones del 21 de noviembre próximo. En sus palabras: “Somos una región con tremendos desafíos, una región rica en recursos, con grandes proyecciones, pero lamentablemente el Estado ha sido ineficiente y negligente, porque ha abandonado La Araucanía y no ha sido capaz de pensar con seriedad y con la participación de todos los actores relevantes, esta situación que por décadas nos afecta”.

Primero que cualquier cosa ¿qué fue lo que gatilló en ti tomar la decisión de asumir este reto político?

Como periodista  y comunicadora siempre he estado preocupada e informada  del acontecer del país y mi región, así que siempre he sostenido espacios de conversación y de opinión, en un ámbito más personal, al respecto. Pero,  a partir de la revuelta de octubre de 2019 mi inquietud y preocupación se agudizó yo creo como muchos ciudadanos en este país y sentía que podía aportar algo más que estas conversaciones personales… en eso estaba cuando me ofrecieron desde Convergencia Social un espacio para una candidatura a diputada y luego de pensarlo y conversarlo harto con mi familia, mis amigos, tomé la decisión de levantar una candidatura como un proyecto político colectivo, porque creo que debe haber un recambio en el Parlamento, debemos abrir espacios de participación a las mujeres, de manera de acompañar este importante proceso político social que vive Chile, que busca reconstituir la Constitución que ha mantenido un rayado de cancha que ha relegado a las personas y los derechos humanos fundamentales a un plano inferior y los ha mercantilizado. Yo quiero legislar desde una nueva forma de relacionarlos, desde el feminismo como un nuevo contrato social de respeto y reconocimiento del otro como ser vivo y ser humano, incluyendo a la naturaleza y el medio ambiente.

¿Cuáles son los principales desafíos que tuviste que superar para asumir esta candidatura?

Ser mujer, con todo lo que significa. Es sin duda el primero de ellos.  Las mujeres somos compañeras, madres, hijas, profesionales o trabajadoras y eso no se deja de lado cuando tomas una decisión como ésta, al contrario, te obliga a pensarlo muy bien muchas veces, porque al asumir este desafío lo hago con el mayor de los compromisos y responsabilidad con quiénes me apoyan y respaldan, pero también conmigo y mi familia. Las mujeres nos hemos postergado siempre de estos espacios de liderazgo y toma de decisiones, porque históricamente ha recaído sobre nuestras espaldas la responsabilidad doméstica y de crianza…  yo tengo la fortuna de tener un compañero de vida que me apoya y me acompaña en estos procesos y con quién he compartido con el mismo compromiso la formación de nuestras hijas y la labores de la casa y la familia.

 El otro desafío ha sido  validarme como una mujer independiente pero con pensamiento político, en un mundo protagonizado por hombres y militantes. Pero creo que los aires de cambio que corren en Chile son favorables para las mujeres y ciudadanos independientes con convicciones políticas en favor del bien común de todas y todos.

¿Qué te diferencia a ti de las y los otros candidatos a diputadas y diputados por la región, que te dejaría en mejor posición que ellos para integrar la Cámara de Diputados?

Yo creo que el hecho de que no he sido parte de la silla musical que por muchos años han jugado algunos, y que hoy nuevamente se respotulan a un escaño en el congreso, haciendo oídos sordos a las demandas de cambio que los ciudadanos vienen haciendo desde el 18 de octubre cuando Chile despertó y reaccionó frente a un sistema abusivo, extractivista, patriarcal y economicista. Yo soy parte de ese despertar, también me cansé de delegar y esperar que otros, que siempre terminan guardando sus promesas en un cajón, hagan algo por mí y por quienes vivimos el chile real, ese que se vive en regiones, en la ruralidad, en la periferia. Yo quiero y voy a representar un sueño colectivo, pero para que se haga realidad y no solo se quede en el papel, dónde el centro del quehacer político sean las personas, su bienestar y felicidad, y no la macroeconomía que beneficia a unos pocos.

El conflicto del Estado de Chile con el Pueblo Mapuche es una de las cuestiones que nos destacan a nivel nacional en la agenda de medios. Siguiendo esta idea ¿cuáles son tus propuestas para el tratamiento de este conflicto?

Este tema, para quienes vivimos y amamos el Wallmapu, nuestra Araucanía, es tan sensible. Somos una región con tremendos desafíos, una región rica en recursos, con grandes proyecciones, pero lamentablemente el Estado ha  sido ineficiente y negligente, porque ha abandonado La Araucanía y no ha sido capaz de pensar con seriedad y con la participación de todos los actores relevantes, esta situación que por décadas nos afecta. Por ejemplo, todos sabemos el impacto que han tenido las forestales en nuestro territorio, que en la actualidad cuenta con más 360 mil hectáreas de plantación de monocultivo, las que han erosionado profundamente las tierras y sus entornos; contaminado las napas de aguas subterráneas, deteriorado los conectividad vial, y generado un círculo económico vicioso  con las comunidades mapuche con las que conviven, generando precariedad y agudizado un conflicto territorial de larga data.  Así que mi primera propuesta es legislar para declarar este territorio como una zona de sacrificio, generando un plan de recuperación que: primero siente en la misma mesa a todos los incumbentes para generar un diálogo real y honesto, liderado por el Estado; segundo, iniciar la retirada progresiva de las forestales del territorio; y tercero, generar incentivos para el emprendimiento local, con pertinencia cultural de proyectos que cumplan con estándar éticos ecológicos y de sustentabilidad  mínimos para garantizar un desarrollo y crecimiento armónico para las personas que conviven en el territorio….

Según tu ¿cuáles otras prioridades o principales aspectos o problemas de la región requieren urgente solución?

Sin duda el tema medioambiental y la protección de los recursos naturales que el Wallmapu tiene en demasía, son para mí un tema importante, hay mucho que hacer en esta materia. Por ejemplo trabajar en una ley de protección de los lagos, riveras de ríos y cuencas hidrográficas. El tema del acceso al agua como un derecho de todos quienes habitan un territorio y no como un bien de consumo de uno pocos que pueden pagar por él, en desmedro de comunidades completas y sus necesidades básicas y productivas necesarias para un buen vivir. La regulación de la pesca industrial en favor de la pesca artesanal para garantizar el buen equilibrio de los productos del mar y la subsistencia y dignidad de los pequeños pescadores del lafkenmapu y  borde costero de La Araucanía.

Además, la descentralización es fundamental. Tenemos que pensar cómo modificar la Ley 20.500 de Participación Ciudadana, para que sea la sociedad civil -efectivamente- la que tenga el poder de decidir sobre sus proyectos y presupuestos. Que tengan real injerencia en el desarrollo de sus territorios. Eso no está pasando hoy y por eso la ciudadanía se siente tan lejana y desconfiada. Porque unos pocos deciden por ellos y muchas veces deciden incluso desde Santiago. Eso no puede seguir pasando.

Por otro lado, fortalecer el quehacer y trabajo de las mujeres, que se ha visto tan precarizado, principalmente  en nuestra región  donde la tasa de participación  laboral de las mujeres alcanza solo al 35,7; es decir solo 4 de 10 mujeres mayores de 18 años tienen acceso a trabajos remunerados  formales en La Araucanía. Creo que es necesario además reconocer la labor doméstica que miles de mujeres realizan en sus hogares, no solo en el cuidado de su familia,  de sus hijos, sino también al cuidado de adultos mayores, de modo de reconocer ello como un trabajo que debe ser retribuido por el Estado.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba