Pensando En Voz Alta

Una vida nueva.

Destacable es que las familias de las y los emigrantes más vulnerables, que piden ayuda o limosna, son el fiel reflejo de otros emigrantes que tuvieron que escapar de la persecución política impuesta por un dictador temeroso de perder su poder, donde muchas mujeres han dado a luz, en el frío del desierto, en medio de la indiferencia de quienes celebran la víspera del nacimiento de otro hijo de emigrantes, que nació en patria extraña, para no perder la vida y la esperanza de una vida nueva.

1

La búsqueda de una espiritualidad trascendente ha sido objeto de todas las generaciones; me atrevo a decir, desde generaciones muy anteriores a las que han podido dejar registro de su existencia y, nuestro tiempo, así como todos los tiempos, no se aleja de ello, por más abundantes que sean las y los detractores de la espiritualidad o lo espiritual.

El río de Heráclito, los discursos y conversaciones de PseudoSócrates, los ritos de los pueblos originarios, la escritura de miles de libros sagrados oscilantes entre la poética mística y el establecimiento de normativas morales, la historia completa de la filosofía desde los primeros análisis de la naturaleza y el ser humano instalado en ella, hasta la historia general del arte, sin duda, son una muestra de aquello.

También podemos observar que varios y diversos sistemas político económicos han tratado de frenar o derechamente anular prácticas espirituales ó, reemplazarlas por las pertenecientes a las culturas dominantes. Y otras, como el sistema neoliberal imperante en nuestro país, se apropia de esas prácticas espirituales para manejarlas a su conveniencia, torciendo su significado, maximizando unas características por sobre otras o lisa y llanamente inventando atributos de esas supuestas prácticas espirituales para manejar de mejor manera sus externalidades, tanto negativas como positivas.

«Los Emigrantes», Ventura Álvarez Sala (1908)

2

Hoy, 24 de diciembre de 2021, salí de mi oficina a mirar el panorama, nada alentador puedo adelantar: las personas, como poseídas, transitan sin el menor respeto por sus próximos, las vendedoras y vendedores de las grandes tiendas, fuman desesperadas y desesperados como gallinas gigantescas pastando en la plaza de armas, los vendedores ambulantes gritan sus productos envueltos en nerviosismo y humo de thc, los vehículos, manejados por ansiedades humanas a punto de reventar, aprietan sus bocinas y, cuando el ruido feroz no alcanza a transmitir sus apuros, escupen sus insultos a quien por delante tuvieren.

Toda dignidad queda abolida si por única definición te pueden nombrar como consumidor, cosa que nada tiene que ver con la espiritualidad, cuestión que no definiré, ya que cada persona tiene en su interior, en su conciencia, una aproximación por más rudimentaria que sea, al concepto de espiritualidad y que puede diferir con mucho de la nuestra.

Destacable es que las familias de las y los emigrantes más vulnerables, que piden ayuda o limosna, son el fiel reflejo de otros emigrantes que tuvieron que escapar de la persecución política impuesta por un dictador temeroso de perder su poder, donde muchas mujeres han dado a luz, en el frío del desierto, en medio de la indiferencia de quienes celebran la víspera del nacimiento de otro hijo de emigrantes, que nació en patria extraña, para no perder la vida y la esperanza de una vida nueva.

Feliz navidad.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba