Entrevista directa política

Francisco Huenchumilla: Autonomía y desmilitarización de La Araucanía

En esta oportunidad, directa.cl conversó con el Senador por La Araucanía, Francisco Huenchumilla Jaramillo. El reconocido dirigente demócrata cristiano y voz mapuche, habló sobre los últimos sucesos acaecidos en la Región, las alternativas de cambio para el futuro y los problemas que estos cambios encontrarán para responder a las demandas mapuche e indígenas del siglo XXI. Dentro de su reflexión, destaca el hecho definir la situación de la Región, como un conflicto político que debe tener una salida política, por lo mismo no está de acuerdo con militarización y tratamiento policial que todos los gobiernos pos-dictadura. Al mismo tiempo, reconoce una debilidad dentro del sistema político chileno, el desconocimiento sobre la historia de La Araucanía, el derecho internacional indígena y la noción autonomía indígena en los Estados contemporáneo; tal desconocimiento, puede ser superado con la participación indígena en el nuevo proceso constituyente.

¿Cómo ve usted el hecho de que civiles hayan decidido desalojar la municipalidad de Curacautín, qué visión tiene usted de estos hechos?

La verdad es que estos temas los conversé con todas las autoridades del Estado cuando estaba el ministro Blumel. Con él conversamos muchas veces, donde le manifesté mi preocupación por la situación de la huelga de hambre, por la situación de La Araucanía; lo hice también con el ministro de desarrollo social Criatián Monckeberg cuando él estaba ahí; después conversé con el subsecretario del interior Juan Francisco Galli, lo conversé con el ministro de justicia, lo conversé con el ministro Pérez, entonces yo les he hecho presente cuál es la visión que yo tengo y les he dado los elementos jurídicos de juicio político e histórico respecto al tema, sin embargo, hemos visto cómo, a propósito de que el clima subió de temperatura, vimos que en Cuaracautín sucedió lo que los videos y todos los noticiarios dicen: que habían grupos de civiles con elementos contundentes al lado de carabineros tratando de hacerse justicia por si mismos para desalojar la municipalidad de Curacautín. Yo no digo que sea correcto tomarse un servicio público, pero yo creo que la gente toma eso para llamar la atención como último recurso, porque entienden que no los escuchan, pero si la autoridad quiere desalojar eso, lo tiene que hacer la policía en los términos que correspondan, dialogando con las personas, haciendo las insistencias y no abalando lo que hace un grupo de civiles, entonces todo estuvo malo ahí, lamentablemente, y además porque esta sociedad de La Araucanía es una sociedad estratificada en distintos grupos sociales, entonces estamos divididos acá y tenemos problemas de esta naturaleza y por eso es que la autoridad tiene que ser muy prudente cuando venga acá y no tratar de que en verdad suba la temperatura, así es que yo espero que eso cambie, ojalá.

¿Por lo mismo, cree necesaria la destitución del Ministro de Interior, Víctor Pérez?

Mire, lo que pasa es que el cargo de Ministro de Interior es muy importante, es el jefe del Gabinete y está a cargo de la seguridad del país. Solicitar la destitución del ministro después de dos días, me parece inapropiado.

Dentro del movimiento social mapuche una de las demandas y uno de los conceptos más relevantes es el de autonomía. En un escenario de nueva constitución ¡Cuáles son los niveles de autonomía,  las formas de autonomía, y los grados de autonomía que el pueblo mapuche puede, cree Ud., alcanzar, en el escenario político actual?

El proceso constituyente es una tremenda oportunidad política para tratar todos estos temas, porque es primera vez, como república, que vamos a tener una constitución elaborada mediante el mecanismo de la soberanía popular, cosa que nunca había ocurrido antes con ninguna otra constitución, entonces, mientras tanto, estamos nosotros con un proyecto pendiente en la comisión de constitución del senado en el que yo participo y trabajo, para los efectos de establecer los escaños reservados que va a tener el pueblo mapuche y el resto de los pueblos indígenas en la convención constituyente esperamos, de ganar el apruebo y el mecanismo de la convención constituyente, y por eso es que este proyecto tenemos, como plazo de las indicaciones, el 13 de este mes. Yo me reuní con el conjunto de dirigentes de muchas organizaciones mapuche lideradas por el académico Salvador Millaleo y don Domingo Namuncura, los cuales nos hicieron a nosotros una propuesta, específicamente a mí, porque yo fui el que los convoqué, porque esa indicación tiene que ser presentada a la comisión por un senador. Esa indicación está hecha, está lista para la firma mía y voy a invitar a otros senadores para que también la presentemos antes del 13 de este mes y de esa manera iniciemos el debate en la comisión respecto de la participación del mundo indígena en esta constituyente y ahí va a ser la ocasión para ver todos estos temas y sobre todo el tema de la autonomía, que es una cosa que los dirigentes indígenas y los académicos tenemos claridad de cuál es el sentido y el alcance de la autonomía, pero me temo que en el mundo chileno, por así decirlo, hay un gran desconocimiento, muchos temores, incertidumbre, no conocen estos conceptos; confunden el concepto de autonomía con el de independencia, etc. y eso ahí va a ser una buena oportunidad para clarificar esto como una de las demandas y de los objetivos políticos del mundo mapuche más sentida, que es el tema hoy día de la autonomía.

En el mundo político, en el congreso en particular, en ambas cámaras ¿cuál es la recepción y el manejo respecto de la noción de autonomía indígena?

Después que me recibí de abogado hace muchos años –este próximo año, yo voy a cumplir cincuenta años de abogado-; entonces tengo harto carrete. Yo estuve los primeros veinte años en el ejercicio de libre de la profesión, tenía mi oficina en Temuco y viví de eso durante la dictadura, pero llevo treinta años en el mundo público, desde cuando fui elegido diputado, en los noventa, entonces la impresión que yo tengo del mundo político y del mundo empresarial y gremial, en Chile y en Santiago, es de un profundo desconocimiento de la historia en Chile, de cómo llegó el Estado a estos territorios acá en el siglo XIX, entonces, que ellos conozcan los nuevos conceptos que tiene el derecho internacional de pueblos indígenas que ha surgido al amparo de las naciones unidas, sería como mucho pedir, francamente. Estos conceptos están muy confusos, yo creo que falta mucho, digamos de que esta cultura en el mundo chileno entienda cuál es la situación de los pueblos indígenas en el mundo y concretamente en Chile, de tal manera que sobre el concepto de autonomía, si hay mucho desconocimiento y también en todos los ámbitos y también en los medios de comunicación. Nos falta mucho camino respecto de ese tema. Este es un concepto que muchos de los dirigentes indígenas entienden, algunos parlamentarios y algunos interesados como profesores, académicos, otros especialistas, pero yo creo que en general en Chile hay un profundo desconocimiento de este concepto.

¿Es necesaria la desmilitarización de La Araucanía?

Lo primero que tiene que hacer el Estado –yo le voy a decir una cosa de sentido común, ya-, esta es no es una cosa del Estado, sino que de todas las personas, del ser humano en general. El ser humano tiene que tener la visión de no pasarse películas respecto de la vida y saber los problemas que le aquejan. Tienes que saber qué problemas tienes y enfrentarlos, no. Esto es como si tu tienes una crisis matrimonial y quieres esconder que tienes un problema, y lo soslayas; eso pasa a nivel de las personas. En las sociedades, en los Estados, es evidente que si los conductores del Estado no entienden que aquí estamos frente a una situación de conflicto. Tenemos un problema aquí en esta región, problema que si tu sitúas a Talca o a Coquimbo, no lo tienes. Es un problema producto de cómo llegó el Estado acá y cómo la manu militari le quitó la tierra a los mapuche. Eso generó un conflicto y eso sucedió después que Chile le había ganado la guerra a Perú y a Bolivia el año 1879 y parte de ese ejército vino para acá y entonces el problema que tuvo con Bolivia nos ha perseguido hasta ahora, igual que con Perú, que terminamos en La Haya 140 años después, porque los procesos se alargan y no terminan. Así es la historia y entonces la usurpación que sufrieron los mapuche hace 140 años o poco más, ahora ha venido a reventar con las nuevas generaciones de jóvenes que interpelan al Estado para resolver este tema. Es un problema, que tenemos acá. Entonces, después viene la otra fase, que tu como ser humano y como Estado dices, bueno, y cómo enfrento yo este tema y entonces los sucesivos gobiernos han enfrentado esto como si fuera un problema de orden público y entonces le han entregado la solución de esto a los carabineros y a los tribunales, en circunstancias que este es un problema político y que le corresponde en consecuencia resolverlo a los políticos y no a la policía. Entonces, cuando tu hablas de militarización, eso es el resultado de un diseño que todos los gobiernos tuvieron y luego abandonaron, y fue tratar el tema con los carabineros, con todas las consecuencias que nosotros hemos visto. Entonces si tu un problema político lo tratas así, vas destinado al fracaso y llevamos 23 años en esto mismo y aquí han pasado gobiernos de todos los colores. Acá nadie puede decir yo voy a tirar la primera piedra porque aquí todos somos responsables de no haber tenido una visión distinta de este tema. Ahora yo reconozco que el tema no es sencillo, que el tema es complejo, que nadie tiene una varita mágica para decir yo lo resuelvo de esta manera, pero lo peor que puede hacer un gobernante es no encarar el problema, no ir de frente y no tratar de ver de qué manera y responsablemente atacamos el problema, me refiero, nos hacemos cargo del problema para solucionarlo.

entrevista realizada por

Ramiro Villarroel Cifuentes, escritor, Director www.directa.cl

Rodrigo Hiriarte Llanos, sociólogo, equipo editorial www.directa.cl

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba