Entrevista directa política

Entrevistas Constituyentes: Jorge Romero Fuentes, uno de los presidentes de la Federación Regionalista Verde Social del Wallmapu.

Desafíos, estrategias y propuestas para Wallmapu.

Quisiéramos saber en qué situación se encuentra el partido que presiden con respecto al proceso constituyente.

Nosotros nos encontramos desplegados en la región trabajando para invitar a la ciudadanía a votar el día 26 de abril. Nos parece que este es uno de los hechos políticos más importantes probablemente de las cuatro o cinco décadas y también en el contexto histórico, es decir, por primera vez es posible que la ciudadanía tenga una participación democrática en la construcción de la constitución, aunque nosotros hemos separado lo que es el 26 de abril con el proceso de octubre. Al proceso del 26 de abril nosotros estamos llamando a las personas que nos siguen a concurrir a votar, a participar activamente, a obtener un triunfo aplastador en el sentido de derogar la constitución impuesta desde el golpe de Estado desde la dictadura en adelante, la constitución que ha consagrado el modelo neoliberal, una constitución que ha privilegiado la propiedad individual por sobre los derechos de los ciudadanos y hoy día se abre la posibilidad de derogar esa constitución y abrir una constitución nueva. Sin embargo, tenemos una mirada crítica con respecto a lo que se propone para octubre y tenemos una mirada crítica por lo siguiente: el acuerdo firmado el 15 de noviembre al cual nosotros no concurrimos a firmar; nos opusimos a ese acuerdo. Nos opusimos fundamentalmente a ese acuerdo porque lo que hace es replicar el modelo que ha permitido que en Chile se instale una elite, una clase política que se ha apropiado de la política y que ha dejado fuera a la ciudadanía. Al establecer que el modelo para elegir esta convención constituyente es similar con la que se eligen a los diputados, estamos hablando de que vamos a tener una asamblea constituyente integrada por 155 personas electas en la lógica de los diputados, es decir en nuestra región se elegirían 11 delegados constituyentes -4 en Maleco, 7 en Cautín- y si nosotros hacemos una proyección nos vamos a encontrar con que de esos 11, 8 de ellos viven en Temuco; de los otros 3 o 4 restantes, dos viven en Angol y uno en alguna otra comuna por ahí. Y nosotros creemos que uno de los temas que debe corregir la nueva constitución es la integridad territorial. Nuestra propuesta frente a eso es diferente. Nosotros creemos que tiene que haber un proceso previo que son los cabildos comunales. Estos cabildos comunales se deben elegir por la ley de concejales multiplicada por diez. Por ejemplo, en Temuco se eligen 10 concejales, al multiplicarlo por diez, ese cabildo comunal queda integrado por cien. En Padre las Casas se eligen seis concejales, multiplicado por diez, el cabildo comunal de Padre las Casas queda integrado por sesenta, con paridad de género, en el caso de Temuco cincuenta (50) hombres y cincuenta (50) mujeres. En el caso de Padre las Casas treinta (30) hombre y treinta (30) mujeres y allí se hace un debate constituyente territorial, en donde ese proceso se somete a plebiscito en las comunas y junto con eso se eligen a los dos delegados a una asamblea constituyente, un hombre y una mujer y nos enfrentamos a una situación final de una asamblea constituyente integrada por aproximadamente setecientos (700) representantes de las comunas, más el porcentaje de pueblos originarios y más el porcentaje de las disidencias sexuales. Es decir, tenemos una asamblea constituyente de novecientas (900) personas, con representación territorial, con representación de los pueblos originarios y con representación de nuestra diversidad sexual. Esa es una asamblea constituyente que permite recoger de mejor manera la pluralidad y la diversidad de expresiones y sobre todo de hacerse cargo de las inequidades territoriales porque la actual constitución ha consolidado un centralismo atroz que ha dejado afuera a las comunas, que ha transformado territorios de Chile en zonas de sacrificio. Nuestra región, la región de La Araucanía es una región de sacrificio que ha sido destinada a la explotación forestal, por ejemplo. Y por lo tanto nosotros necesitamos que la construcción de una nueva constitución, de una nueva norma de convivencia esté representado por Melipeuco, esté representado por Chol Chol, como Temuco, como está representado Las Condes, Vitacura, etc., pero que estén representados en situación de equidad y eso es lo que nosotros hemos refutado para octubre y para poder lograr ese objetivo lo que hemos dicho es que es muy importante que en el proceso del 26 de abril obtengamos un triunfo arrasador y para nosotros eso significa obtener un triunfo por sobre el 70% de personas que están dispuestas a derogar la actual constitución y construir efectivamente una constitución democrática, una constitución descentralizada, una constitución que se haga cargo de representar a todo el territorio.  

Ustedes van a presentar candidatos constituyentes?

Nosotros hemos señalado de que además este modelo es un modelo excluyente; es un modelo que limita además la participación de dirigentes sociales y del mundo independiente. Va a ser muy práctico: una persona que quiera ser delegada de la convención constituyente debe disponer de cuarenta o cincuenta millones de pesos para hacerse una campaña y eso nos parece que es antidemocrático, sin embargo nosotros vamos a participar de ese proceso en conjunto con los partidos con los que nos hemos agrupado en el Comando Chile Digno del Apruebo, donde está el Partido Progresista, el Partido Comunista, el Partido Igualdad, el Partido Movimiento Democrático Igualdad, la Izquierda Libertaria y estamos nosotros los Regionalistas Verdes y hemos abierto nuestros espacios a la participación de independientes y de dirigentes sociales. Lo que si nos vamos a plantear es de que allí concurran personas que compartan ciertos principios con nosotros. A saber, cuáles son esos principios: nosotros somos partidarios de la construcción de un Estado federal. Nosotros creemos que Chile debe descentralizar brutalmente su país y a lo menos deben construirse a lo menos cinco estados federales: el norte grande, el norte chico, valle central, lo que nosotros conocemos como Wallmapu y la zona extremo sur. Esa es la primera medida, nosotros queremos abrir este espacio a quienes creen en el federalismo como nosotros. En segundo lugar, aquellos que estén dispuestos a establecer que la constitución debe garantizar como derechos soberanos del Estado los recursos naturales, empezando por el agua y es una manera de volver a recuperar la agricultura y estableciendo también la alimentación como un bien estratégico soberano. Es decir, la constitución que nosotros construyamos debe poner en valor el concepto de la soberanía alimentaria y eso significa volver a recuperar la actividad agrícola que producto de la intervención generada por las forestales, amparadas por el Estado y consagrada en la constitución del 80’, ha terminado acabando con las actividades económicas fundamentales de nuestra región. El tercer elemento que nosotros hemos planteado allí, es que también las personas que se postulen como representantes nuestras deben suscribir que somos un país que avanza hacia la resolución pacífica de sus conflictos y eso significa revisar las actuales fuerzas armadas que nosotros tenemos. Las fuerzas armadas en Chile, por historia, se han limitado solamente a resolver a favor de la aristocracia los conflictos internos utilizando las armas. A nosotros nos parece que eso debe acabarse, eso no puede seguir, o sea nosotros no podemos seguir contando con un Estado donde la aristocracia cuenta permanentemente con las armas para atacar al pueblo. Este no es un concepto sólo de modernización de las fuerzas armadas, sino que establecer un nuevo concepto de lo que es la defensa del país y eso debe estar consagrado en la constitución. Junto con eso, nosotros también necesitamos una representación aquí que se haga cargo de construir una democracia distinta, una democracia resolutiva y no que se pronuncie sólo a través de los votos y para eso necesitamos un municipio nuevo, municipios no entendidos como entes de administración, sino que fundamentalmente entendidos como espacios de gobierno local con capacidad de resolución sobre los problemas locales, con preeminencia a la hora de la toma de las resoluciones y no que los alcaldes se encuentran con una decisión que se tomó en Santiago las están implementando por ejemplo en Villarrica y la están implementando en Collipulli y ellos no tienen idea al respecto. Creemos en los municipios que deben ser verdaderos gobiernos locales y eso debe quedar consagrado en la nueva constitución.

Qué medidas van a operar ustedes en este proceso constituyente?

Por lo pronto nosotros estamos haciendo activación política en la calle. Estamos participando en marchas, en caravanas, en volanteo, estamos formando apoderados de mesa. Pretendemos tener un apoderado representando a nuestro comando en cada mesa de la región. Junto con eso estamos haciendo una labor de educación cívica sobre los temas que hemos estado conversando acá, sobre la necesidad de una nueva constitución, sobre los contenidos que debe tener esta nueva constitución, porque las razones de por qué hay que derogarla los argumentos sobran. También es bueno visualizar cómo es el país que queremos construir nosotros a partir de este marco constitucional. Entonces en ese contexto estamos invitando a la ciudadanía a que se pliegue a este proceso no solo con su voto, sino que se pliegue deliberando, opinando, asistiendo a los cabildos que se hacen en los territorios, participando en asambleas en sus lugares de trabajo y empujar esto hacia el cauce de los cabildos comunales donde debiéramos recoger la expresión ciudadana a partir de la ciudad como escala en la elaboración de una nueva constitución.

Fotografía: Aldo Oviedo Godoy

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba