Entrevista directa política

Apoyo psicológico en tiempos de pandemia. Una apuesta voluntaria para ayudar a la ciudadanía.

En esta oportunidad conversamos con Jairo Vargas Carvajal, licenciado en psicología, quien ha decidido asistir de forma voluntaria y gratuita a personas que padezcan afecciones psicológicas producto de la crisis sanitaria en la que nos encontramos, dándonos una mirada sobre los profesionales y la institucionalidad relacionada a la salud mental de la población e interesantes recomendaciones para el autocuidado de la ciudadanía.

Según tu visión, ¿cómo ha afectado la crisis sanitaria psicológicamente a la población?
Algunas de las consecuencias observables de esta crisis sanitaria es el encierro y el distanciamiento social. En relación a tu pregunta acerca de las consecuencias psicológicas, creo que se observarán aumentos importantes en los niveles de ansiedad, temor e inseguridad de la ciudadanía, considerando la exposición a un factor de riesgo latente como es el covid, así también como el cambio en la rutina, lo que significa un nuevo proceso de adaptación, adaptación al encierro, al distanciamiento social e incluso a compartir una mayor cantidad de tiempo con nuestra familia. El ser humano, durante toda su historia se ha visto expuesto a constantes procesos de adaptación, pero han ido más paulatinas y hoy en día nos tomó de lleno y nos vemos enfrentados a reinventarnos y creo que es va a aumentar significativamente nuestros niveles de ansiedad y estrés, por otra parte creo que la incertidumbre que genera la cantidad de información que hay en los medios de comunicación y en las rede sociales, sólo generan un caldo de cultivo para aumentar los niveles de ansiedad y estrés. A eso sumar un posible colapso del sistema sanitario, que probablemente producirá una eventual pandemia en salud mental próximamente

¿Cuál el nivel de preparación que tu ves por parte de los servicios de salud mental de los chilenos para enfrentar esta pandemia?
Creo que antes de responder tu pregunta es importante señalar que en Chile no existe una ley de salud mental y ¿por qué es importante señalar esto? Con esto trato de responder tu pregunta: si bien veo un equipo de profesionales ligados al área de salud mental, no veo una institucionalidad que vele realmente porque existan las condiciones para que los profesionales podamos desarrollar nuestros trabajos. Recordemos que hace algunas semanas se estaba discutiendo la posibilidad de eliminar el programa habilidades para la vida, programa relacionado con el cuidado de la salud mental. Hoy en día, incluso previo al 18 de octubre la demanda social por salud mental ha tenido un aumento considerable, pero ¿De qué sirve tener profesionales capaces y comprometidos con el cuidado con la prevención y la promoción de la salud mental cuando no existe una institucionalidad que sea garante del derecho a ésta? Es decir, creo que el recurso humano, de los distintos servicios existe y es de calidad, sin embargo creo que aún hay camino pendiente en cuanto a la institucionalidad de la salud mental como un derecho garantizado.

Y en un plano más concreto aún, ¿Cómo ves tu la reacción de las instituciones ligadas al mundo de la salud mental de la población frente a esta pandemia?
Creo que como todos, lo primero que han tenido que hacer las instituciones ha sido reinventarse y adaptarse a este nuevo contexto de interacciones sociales y aprender a proteger la salud mental de una forma nueva. En este contexto he visto que la promoción y las recomendaciones para el cuidado de la salud mental se han tratado de hacer a través de la viralización de información, generando pautas de autocuidado y entregando el acompañamiento necesario en la medida de lo posible, recordemos que hay ciertas normas de cuidado donde no podemos interactuar físicamente o estar muy cerca de las personas producto de la contingencia mundial. También debemos recordar que como instituciones deben y debemos velar por la salud de quienes estamos tratando de cuidar la salud mental de la ciudadanía.

¿Qué recomendaciones le darías a la ciudadanía para que no sufran afecciones de carácter psicológico en el marco de esta pandemia?
Lo primero es permitirse no estar bien. En un contexto donde nuestra rutina se ha visto alterada es normal sentir ansiedad, temor e inseguridad y está bien, de verdad. Está bien no sentirse bien cuando todo a nuestro alrededor ha cambiado y debemos permitirnos estar mal, es muy sano. Si tienen la posibilidad de conversar con quienes conviven, verbalizar lo que uno siente y escuchar lo que los otros sienten, esto nos ayudará a darnos cuenta que no solo nosotros nos sentimos de esta forma y de que es más normal de lo que nosotros creemos. Además verbalizar y conversar, mejorará las redes de apoyo que tenemos dentro de nuestro propio hogar y así, como grupo, podremos enfrentar de mejor manera esta situación. Por otra parte hay que ser responsable con el consumo de información, verificar la veracidad de las noticias que uno consume y la cantidad de noticias que uno consume. No es bueno estar todo el día exponiéndose a la información. No debemos estar todo el día viendo noticias o leyéndolas en las redes sociales y sobre todo es importante contrastar estas noticias con páginas en donde efectivamente saber si son verdaderas o no. Por último, creo que una de las cosas más importantes para cuidarnos en estos momentos es dedicarnos tiempo a nosotros mismos. Darnos diez, quince, veinte minutos o el tiempo que podamos para algún hobby y alguna entretención que sea del gusto propio. Dedicar tiempo a nosotros también es velar por nuestra salud mental y del grupo en el cual nos encontramos inmersos.

¿Cómo fue que tu tomaste la decisión de ayudar gratuitamente a la comunidad y cómo ha sido recepcionada esta ayuda por parte de la comunidad?
La verdad es que a lo largo de mi experiencia como psicoterapeuta me he dado cuenta que uno de los motivos por los cuales la gente no acude a psicoterapia es por el coste monetario de ésta. Considerando eso, el aumento de personas en niveles de ansiedad es preocupante y el hecho de que siempre he tenido un fuerte compromiso social es que me pregunté cómo puedo ayudar desde mi trinchera. Fue así como le comenté la idea de entregar acompañamiento psicológico gratuito a mi pareja y con el apoyo de ella y la verdad la confianza que mostró en mí como profesional fue que decidí publicar esta idea en redes sociales y comenzó como una idea vaga y la verdad es que tuvo tan buena recepción que día a día estoy trabajando un poquito más para difundirla a través de las redes para que más gente pueda contactarme y bueno, hoy en día me encuentro con la agenda llena, estoy trabajando con alrededor de cinco personas diarias y creo que la recepción ha sido mucho mejor de lo que yo esperaba y hay gente que está optando por esta ayuda y creo que le está sirviendo mucho.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba