ActualidadEl Estado Del Arte

Mario Amorós: Neruda, poeta universal, poeta social. Luces y sombras de un hombre de su época.

En el marco del natalicio de Pablo Neruda, a celebrarse este próximo 12 de julio en que se cumplen 117 años de su nacimiento, conversamos con el periodista y Ph. Dr. en historia Mario Amorós (España, 1973) quien ha escrito una de las más importantes y quizá la definitiva biografía de Pablo Neruda llamada “Neruda. El príncipe de los poetas” (Ediciones B, 2015, 624 páginas), quien también a escrito sendas biografías de personalidades de la política chilena como Salvador Allende, Miguel Henríquez o el dictador Augusto Pinochet, quien además acaba de publicar hace un par de meses “Entre la araña y la flecha. La trama civil contra la Unidad Popular” (Ediciones B, Santiago de Chile, 2020, 380 págs.). Con él hablamos sobre su interés por la historia de Chile y sus biografías, especialmente la de nuestro premio nobel, su importancia a nivel internacional para la literatura y la política, su opinión respecto a las acusaciones de violación que el mismo poeta consigna en uno de sus libros de memorias y la infancia del poeta en la ciudad de Temuco y La Araucanía, La Wallmapu.

Primero que cualquier cosa quisiéramos preguntarte ¿Cómo se genera en ti el interés por dedicarte a la historia, y específicamente en base a las personalidades más arribas mencionadas?

Bueno, es un interés político. Soy una persona de izquierdas, de una familia comunista y siempre me interesó la política y la historia y eso me lo transmitió muy bien mi papá durante toda mi infancia y hace muchos años ya, hace casi treinta años que descubrí la figura de Salvador Allende y era un mundo aquel, recordemos, en que no había internet, donde uno no tenía a su alcance lo que hoy tienen muchas personas, lo que hoy tenemos todos: una gran cantidad de archivos audiovisuales, documentales, sonoros y que cualquiera pueda a través de internet acercarse a un tema, en esa época era mucho más complicado, por eso lo descubrí por casualidad y lo descubrí poco a poco a través de las primeras lecturas de los primeros libros y ahí hay momentos interesantes, el primero en 1996, yo estoy terminando a licenciatura en historia y descubrí por casualidad también porque me apunté en un curso y descubrí la biblioteca del centro cidoc, que es el centro de relaciones internacionales, el más importante de Barcelona, que nace fundado por cristianos de Barcelona, de cristianos de izquierda en Cataluña que fueron muy solidarios con el exilio chileno y el exilio latinoamericano y que crearon un archivo extraordinario en los años 70 de publicaciones referidas a los procesos como los de la Unidad Popular en Chile, un archivo verdaderamente espectacular y ahí yo pude empezar a leer prensa de la época de la UP y una gran cantidad de libros y después el año 97 con 24 años viajé a Chile por primera vez y como también soy periodista también pude entrevistar y conocer personas muy importantes como Gladis Marín, Lucho Corvalán, Tomás Moulián, pude saludar a doña Tencha Bussi, la esposa del Presidente Allende, a Jacques Chonchol, a una gran cantidad de personas, con las que pude mantener una conversación en aquella época muy básica para mí porque tenía muy poco conocimiento, pero que realmente uno puede “tocar” entre comillas, la historia. Ahí empieza un interés un poco obsesivo también porque yo estaba un poco fascinado, como tantos jóvenes, con el proceso de la UP y con el paso de los años y las circunstancias vitales y profesionales hicieron que viajara con mayor frecuencia a Chile y el año 2013, para los cuarenta años del golpe publiqué una de mis primeras biografías importantes que fue sobre Salvador Allende, que tuvo una gran acogida en Chile –espero que salga la cuarta edición-, también en España y encontré una veta de trabajo en la escritura de biografías que son proyectos de libros muy bonitos, porque por ejemplo para el caso de Neruda, contar la infancia del poeta en Temuco y la región del pueblo mapuche, en La Araucanía, en el Wallmapu, fue fascinante para mi.

Viajé a Temuco el año 2014 y pude ir a la costa, donde Neruda cagado de frío se bañaba en el mar bajo las órdenes de su papá para que se hiciera un hombre o ver lo que queda de los bosques australes maravillosos que él conoció, que lo deslumbraron en su infancia, todo eso es algo verdaderamente hermoso.

Después escribí la biografía de Miguel Enríquez y de Pablo Neruda también un trabajo necesario como es una biografía exhaustiva del dictador Augusto Pinochet y todo eso hace que Chile sea una parte muy importante para mi y de mi trabajo y yo destaco sobre todo algo que para mi es muy importante: ese pequeño reconocimiento que tienen mis trabajos, que es un gran estímulo para hacer esta labor que es muy solitaria, de muchos meses de mucho esfuerzo, a veces incluso agotadora físicamente. Después de cada uno de estos libros uno queda con dolores de espalda, encerrado en la casa durante semanas, pero tiene la recompensa de poder viajar a Chile; ahora no por la pandemia pero antes si a presentar los trabajos y conversar con personas como vosotros a los que les interesa.

¿Qué relevancia tiene en la actualidad la figura de Pablo Neruda para el mundo y el pueblo español?

Obviamente Neruda es uno de los grandes poetas del siglo XX y yo creo que de la literatura universal. Fíjate que la Real Academia de la Lengua Española organiza un acto con los reyes de España con motivo del tercer centenario de su fundación se leen obras de solo dos autores: un fragmento del Quijote y un poema, creo recordar de los “Cien sonetos de amor” de Pablo Neruda. Esa es la estatura del poeta y su reconocimiento en la literatura en español, en la literatura universal, además que tiene la característica de que es un poeta ampliamente leído, leído por las masas, por el común de la gente y eso es muy difícil, complicado de obtener puesto que obviamente otros grandes escritores tienen un círculo de lectores mucho más reducido. Neruda tiene el reconocimiento de estudiosos de la literatura, desde sus pares en la poesía, de otros poetas y otros escritores y tiene el reconocimiento del común de la gente que ha leído sus memorias, que ha leído “Canto general”, que ha leído por supuesto los “Veinte poemas de amor…”. Esa estatura poética y literaria no decrece, sino que yo creo que aumenta porque siguen las traducciones, las reediciones, sigue la publicación de determinadas obras suyas que han sido ampliadas como las memorias. Todo eso habla de un poeta vivo, un poeta presente, un poeta que ayuda a los jóvenes a iniciarse en la lectura de la poesía y también en las ideas políticas, por tanto te diría que es una figura que está muy presente todavía hoy y ese es un motivo de gran alegría para el país que le vio nacer, al que dedicó sus mejores poemas y sus mejores deseos, pero también para personas que, sin ser chilenos, se sienten cercanos a Chile gracias a figuras como Neruda o también Salvador Allende.

Sabemos que Neruda tiene un gran registro poético, pero que también tuvo mucha actividad extraliteraria, especialmente en la política. En este sentido ¿Qué huella dejaría Pablo Neruda para la política nacional, según tu visión?

Una huella muy relevante: fue senador electo el año 45 junto con un gran dirigente obrero y comunista como Elías Lafferte por las provincias del norte; dejó de ser senador por el desafuero que promueve el gobierno de González Videla después que el poeta denunciara la traición de ese presidente hacia el Partido Comunista que había sido su aliado y después acompañó a Salvador Allende en sus cuatro campañas presidenciales y llegó Neruda a ser nominado candidato presidencial del Partido Comunista en la primavera del año 69 y después fue embajador de Chile en Francia. Neruda fue un hombre de su época, un hombre de su siglo, hijo de un trabajador ferroviario, hijo por supuesto de su mamá biológica que era maestra pero que murió a los dos meses desde que naciera él, adoptado por un sencilla mujer casada con su padre después La Mamadre.

Primero él asumió ideas libertarias anarquistas muy en boga en Chile en aquel tiempo, en los círculos también de la Universidad de Chile en Santiago, del Pedagógico y después con su estancia en España y las circunstancias de o que pasaba en España se aproximó y comprometió después con el Partido Comunista en Chile. Fue un hombre de gran tenacidad política. Fíjate que el Partido Comunista en determinados momentos le encarga discursos muy importantes que rompen esa imagen del poeta ensimismado, que algunos han pretendido vender o del poeta extravagante, como coleccionista y un hombre comprometido con su partido. Se sintió muy orgulloso de ser comunista y ser militante del Partido Comunista de Chile y después como embajador hizo un trabajo notable en Francia, un trabajo difícil, como principalmente era la negociación de la deuda externa en el Club de París, un tema muy complicado y enrevesado pero que cumplió dignamente, esa misión a pesar de estar ya enfermo y sobre todo sus últimas semanas de vida, sus últimos días el poeta sufrió mucho, producto primero del enfrentamiento en Chile, el conflicto político que la oposición llevó hasta el extremo para provocar el golpe de Estado y después, una vez sucedido el golpe, el sufrimiento del poeta que recordaba lo sucedido en España con sus amigos poetas y el pueblo español y que sentía –y no se equivocó-, que esa misma tragedia se abatía sobre Chile, por eso sus últimos días fueron una verdadera agonía física y emocional.

Nuestro poeta tiene muchas aristas y una que es necesario conversar por lo escabroso del tema, es la crítica profunda que le ha hecho los sectores feministas  a las declaraciones que él mismo realiza en uno de sus libros de memorias relacionada a una violación que él reconoce en ese texto y una seguidilla de funas y declaraciones muy destempladas en algunos casos. Quisiéramos saber ¿Cuál es tu posición y tu opinión respecto de esos eventos?

Bueno, ese es un hecho que el poeta revela en sus memorias, en “Confieso que he vivido” de su época en Asia y esa es una especie de confesión en términos católicos de un hecho que pasados los años el poeta lamenta y expresa en sus memorias. Me llama la atención que es un libro que se publicó, en la primera edición en España el año 74 y hasta hace cinco o  seis años nadie había reparado en ese pasaje o nadie había reparado en los términos que hoy se plantea, en ese pasaje, un libro tan leído, tan publicado, tan traducido y había pasado prácticamente inadvertido, lo que el poeta, él mismo reveló, fue su actuación. Obviamente es un hecho y cualquier abuso o violación es un hecho repudiable. Ahora bien, yo creo que el poeta en cierto modo pidió perdón, puesto que podía haberlo, él, excluido de sus memorias o los editores, puesto que es un libro póstumo, haberlo excluido o quitado de sus memorias, pero quedó ahí como una especie de confesión o yo creo que es un acto de arrepentimiento y bueno, para los que critican al poeta por ese hecho que es absolutamente repudiable. Podemos poner en el otro lado de la balanza la llegada a Chile de más de dos mil refugiados españoles a los que el poeta –y no solo él, porque El Winnipeg no fue una acción única ni exclusiva de Neruda, pero fue parte esencial-, les salvó la vida. Los sacó de campos de concentración de Francia con ayuda del gobierno de la república en el exilio y del gobierno del Frente Popular, el poeta salvó la vida y dio una nueva vida a más de dos mil personas que llegaron a Chile y dejaron una huella hasta el día de hoy impresionante en el país de acogida, por tanto yo creo que hay que apreciar lo que el poeta confesó, un hecho bastante repudiable, pero también lo que hizo en otros momentos de su vida y ambas cosas so lo que son, yo no estudié para ser juez, no podría ser juez, pero por supuesto estamos hoy muy felizmente sensibilizados por un movimiento feminista que ha despertado con una fuerza histórica, en Chile también en España que es implacable con cualquier abuso, inadmisible hacia las mujeres y es muy bueno que exista esa conciencia de este moviiento feminista que está en pie y el propio poeta dejó constancia de una actuación de la que yo creo que él mismo era conciente de que tenía que ponerlo en cierto modo en el balance de su vida.

Y en otra dimensión, si uno toma el lenguaje de los líderes políticos del siglo XX, hombres, ninguno se salva de un discurso machista, un discurso claramente machista en la mayoría de los casos, tampoco en las filas de la izquierda. Se ha avanzado mucho y qué bueno que se haya avanzado mucho, no, para que esas actitudes queden atrás y que ningún abuso, ningún discurso machista y mucho menos una violación o violencia contra las mujeres es admisible.

Por último ¿Qué nos podrías comentar en torno a la vida de Pablo Neruda en la Región de La Araucanía y en Temuco especialmente?

A ello dedico el primer capítulo de mi biografía que publiqué hace ya seis años, me queda lejos en la memoria todo aquello porque he escrito e investigado mucho también después, pero bueno, para las personas interesadas mi biografía de Neruda está en todas las bibliotecas públicas de Chile como parte de los libros que compra la DIBAM y hay un ejemplar en cada una de las bibliotecas públicas de Chile, por tanto también ahí a pueden sacar en préstamo o comprar en la librería y es realmente un episodio muy bonito de su vida. Ese niño que nace en Parral y llega a Temuco muy chiquitito con su papá, que querrá mucho a su Mamadre, doña Trinidad, descubre en medio de la naturaleza  del bosque austral, lo que es un aporte del profesor Hernán Loyola, el gran estudioso de la vida y la obra de Neruda. Él tiene un artículo maravilloso sobre aspectos de cómo influía el entorno de a Araucanía, el Wallmapu en la vida y la poesía de Neruda. El poeta decía en una entrevista en Francia el año 71 que Temuco, cuando llega el año 1906, 1907 era como el far west, de las películas del western americanas porque es una región en construcción. Acaba de pasar hace un cuarto de siglo la mal llamada pacificación de La Araucanía y lo que sabemos: la guerra contra el pueblo mapuche, que ha sido aplastado y despojado de sus tierras ancestrales y llega el tema de la ocupación del estado Chileno en toda esta zona. Él va a la escuela en Temuco, es un niño muy retraído y se hace amigo allá de otro gran poeta, Juvencio Valle, otro gran poeta en el futuro, con el que decía se reunía para no hablar, porque era aún más callado que Neruda y no fue un gran estudiante ni mucho menos, su hermana Laura decía que jamás aprendió a multiplicar, por ahí en el libro publiqué sus calificaciones escolares de la época del liceo, pero consigue acabar en el año 20, donde ya ha escrito una gran cantidad de poemas, incluso en sus poemas coloca “Escrito en la clase de química de no sé que día de 19172 y bueno, todo eso está muy bien estudiado y se conservan muchos poemas primeros de Neruda, publicados no hace tanto tiempo, que son anteriores a sus primeros libros como Crepusculario en la época de Temuco y él se marcha a Santiago a estudiar para ser profesor de francés el año 20 a estudiar al Pedagógico, donde llegaban los muchachos de provincia, pobres como él, donde pasa mucha hambre en Santiago, comía una vez al día le decía en cartas a su hermana Laura y después de haber tenido una relación difícil con su papá que por los antecedentes sabemos que no quería que fuera poeta; de ahí el seudónimo; las teorías sobre el seudónimo que son muy interesantes de Pablo Neruda, y ahí recomiendo el trabajo del profesor, el Dr. Chileno Enrique Robertson, natural creo de Temuco, que es una investigación sobre el origen del seudónimo de Neruda, que Hernán Loyola considera válida y que yo siempre he dicho que posiblemente nunca sepamos al 100% de dónde viene el seudónimo de Neruda, pero ese trabajo de Enrique Robertson se puede encontrar en internet para lectura libre. Es maravilloso, es una reflexión, una investigación sobre las pistas que llevan a ese nombre ficticio de Pablo Neruda, que asumirá Neftalí Reyes, al convertirse en poeta.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba