Pensando En Voz Alta

Comunicado de la red de organizaciones migrantes y promigrantes de Chile

Que la xenofobia y el racismo no nos distraiga de la lucha social contra el COVID-19

Mientras todos los migrantes en conjunto con pueblo chileno y sus organizaciones sociales estamos preocupados centralmente en salvar vidas frente a la amenaza que representa el COVID- 19, el Presidente Piñera hace declaraciones xenófobas sin ninguna base empírica, peor aún son falaces pues el COVID-19 en Chile llegó por quienes pueden permitirse viajar en avión y no ingresan por pasos fronterizos terrestres, como señaló.

El COVID-19 se expandió en Chile por políticas que desde el primer momento priorizaron la economía y no a la vida humana, incluso desoyendo la experiencia internacional, las propuestas del Colegio de Médico y de un número importantes de Alcaldes. Tampoco se escuchó y más    bien, se condenó a quienes solicitaban medidas drásticas desde las organizaciones sociales y sindicales.

Nos preocupa las vidas de toda la población, sin la mínima discriminación, pero sabemos que la actual política del gobierno para enfrentar al COVID-19, en estas instancias, deja de lado a  muchas personas: son los olvidados de siempre, quienes más necesitan del apoyo de Estado.

Ahí estamos también los y las migrantes, que a costo del riesgo de contagiarnos debemos trabajar en las tareas más duras y riesgosas que permiten mantener funcionando la sociedad en períodos de emergencia. Estamos entre los y las pobladores, las personas viviendo en campamentos, las personas viviendo en cités, junto a quienes laboran en empresas que siguen funcionando de transporte, alimentación. Somos también los y las trabajadoras que han perdido sus empleos y parte del personal de salud que arriesga sus vidas para salvar vidas.

No obstante, no ha habido ninguna política clara, definida, con información transparente que ponga en el eje central la protección de la salud de la población. Al contrario, primó el criterio de los intereses de las grandes empresas. En esas decisiones políticas, la migración y el pueblo en general no tienen la menor responsabilidad, como se pretende hacer creer comunicacionalmente.

Sabemos que ya tenemos la espada de Damocles sobre nuestra existencia, particularmente las personas de la tercera edad o con “enfermedades de base” (diabetes, hipertensión,  bajas defensas, etc.), que en caso de agravarse su situación no tendrán el necesario soporte médico.

Es lamentable que el gobierno quiera posicionar a los migrantes como culpables de todo. A pesar de ello, las fronteras que tanto se preocupa en defender no detuvieron a COVID-19, y si bien hay que cuidarlas con medidas sanitarias, deben respetarse por sobre todo los derechos de absolutamente todas las personas residentes en este territorio.

Habrá que pensar en que más allá del Covid-19, hay otros virus en el seno de nuestra sociedad que debemos eliminar, estos son el RACISMO, la XENOFOBIA y la DISCRIMINACIÓN .

Le cuesta al presidente asumir que todas las vidas son válidas y necesarias y que hay que preocuparse de los que están más olvidados, porque son ellos los que tienen mayor posibilidad de caer afectados y que como la salud pública es un bien público, no sólo algunos pueden salvarse y sacrificar al resto. La humanidad es una totalidad, cada vida que se pierde es muy valiosa. Cada vida, sin importar, nacionalidad, color de piel, creencia religiosa, ni ninguna otra razón.

Como pueblo solidario nos preocupamos por la vida, con cariño, con empatía, asumiendo el desafío de la humanidad de sobrevivir al COVID-19 y a los intereses económicos que son capaces de sacrificarnos por mantener su rentabilidad sin pensar que nos necesitan. Eso que nos daña, no viene de afuera, se llama INDOLENCIA.

Pese a las limitaciones del momento, llamamos a todas las personas a organizarse y consolidar las organizaciones existentes, a buscar formas creativas y solidarias, como comprar juntos, atender a los más vulnerables, llamamos a cuidarse y cuidar a nuestra gente.

Tomamos una frase de Naciones Unidas que señala: “El COVID-19 NO DISCRIMINA, NUESTRAS RESPUESTAS TAMPOCO”, sería bueno que desde las alturas y ambiciones del poder, sea escuchada.

LLAMAMOS A LAS ORGANIZACIONES SOCIALES, LAS UNIVERSIDADES Y ORGANISMOS INTERNACIONALES A MANIFESTAR SU RECHAZO A TODAS LAS POLÍTICAS QUE EN MEDIO DE ESTA CRISIS TIENDEN A ESTIGMATIZAR, SEA A LA MIGRACIÓN U OTROS SECTORES, A RECHAZAR EL FOMENTO COMUNICACIONAL DE LA XENOFOBIA Y TODA FORMA DE DISCRIMINACIÓN.

Iquique, Antofagasta, Valparaíso, Quinteros, Santiago, Temuco, Abril de 2020

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar