El Estado Del Arte

Raúl Camargo : FIC Valdivia y su versión digital para este 2020.

En esta oportunidad conversamos con Raúl Camargo*, director de la 27° versión del Festival Internacional de Valdivia, quien nos cuenta sobre la transferencia de los presencial a lo digital para esta versión 2020 de este festival, sobre el estreno de una película restaurada de la dupla Raúl Ruiz y Valeria Sarmiento, del espacio que tendrá el material producido por distintas realizaciones en torno a la crisis social chilena del 18 de octubre y de su visión crítica de la relación entre el Estado con el mundo del arte y la cultura.

Sabemos que debido a la pandemia  la versión de este FIC Valdivia  será digital. Cuéntanos ¿Cómo ha sido el proceso de transferencia desde lo presencial a lo digital y qué proyecciones puedes hacer de esta versión en estas condiciones?

Nosotros nos comenzamos a preparar para la contingencia sanitaria desde marzo, desde cuando vimos que el festival, que siempre hemos realizado y que nos hace tan felices, no iba a ser posible, por ende, establecimos cuatro planes distintos para este festival y no solamente aquello, sino que comenzamos a preparar una plataforma que era playficvaldivia.cl, que nos permitiese seguir conectados con nuestras audiencias durante todo el año, desde lo telemático, por lo cual estrenamos colecciones de cine chileno  patrimonial en base a mediaciones, textos y visionados de películas, lo que nos permitió justamente hacer esta transferencia desde lo presencial. Nosotros como festival somos parte de un centro cultural, el Centro Cultural de Promoción Cinematográfica de Valdivia que visita todas las comunas de la Región de Los Ríos y teníamos que encontrar la forma de seguir haciendo esas visitas desde justamente lo telemático y en ese sentid el portal playficvaldivia.cl nos brindó la oportunidad de experimentar lo que era realizar programaciones on line, entonces esa transferencia para nosotros fue bastante simple a la hora de realizar este festival de octubre porque veníamos con ese proceso acumulado, ahora lo interesante son las perspectivas que se abren, porque por supuesto nosotros somos unos defensores de los festivales presenciales con público, en sala, frente a la pantalla grande, pero claramente las enseñanzas aprendidas desde marzo con respecto al on line nos hacen ver que post FIC Valdivia 2020 tenemos que hacer un diagnóstico con respecto al alcance que logramos y los nuevos públicos que agregamos porque no todas las personas de Valdivia, ni de las comunas de la Región de Los ríos, ni del resto de Chile, pueden venir al festival por razones económicas, familiares, de salud, laborales y por ende se abren nuevas perspectivas que estamos muy atentos de ir estudiando.

O sea, podríamos decir que gracias a la pandemia el FIC Valdivia podríamos considerar que va a tener dos áreas de trabajo: una presencial y otra digital en el futuro?

Nosotros como festival ya teníamos un área digital que se realizaba durante el festival presencial que era para trasmitir los conciertos musicales en vivo, las clases magistrales y los conversatorios ciudadanos; no así lo cinematográfico. Parte del balance al finalizar esta versión que está ad portas de comenzar va a ser justamente ver cómo mixturamos el festival sin perder la esencia. Nosotros postulamos que Valdivia tiene un público muy militante, que se agenda con especial tiempo e incluso fervor digamos para venir al certamen, sean valdivianos, de la Región de Los Ríos o de fuera de nuestro hermoso territorio, entonces creemos que a priori ese público va a venir al festival presencial, pero también sabemos que hay públicos que siempre han querido venir pero no pueden por razones que escapan a su deseo, entonces si, la respuesta es que probablemente el 2021, vacuna mediante, por supuesto, hagamos el festival que siempre hemos realizado que es el presencial, pero algunas películas también las ofrezcamos -no todo el festival, pero sí algunas películas- a nivel nacional de común acuerdo, por supuesto con los detentores de los derechos, porque los festivales son puentes entre las películas y el público, pero creo que el camino va por ahí: un festival presencial, con una cantidad de películas como las que el FIC Valdivia ofrece habitualmente que son entre 180 y 200 con el rito de sala, con nuestras cervezas, con nuestro río, con nuestros crudos digamos, lo que implica vivir el certamen en la ciudad pero con ciertas secciones que se ofrezcan a nivel público para todo Chile desde lo telemático. Creemos que es una buena opción, pero tenemos que primero terminar este certamen para hacer el estudio del 2021 en adelante.

Sabemos que este año el FIC Valdivia abre con una obra de Raúl Ruiz y Valeria Sarmiento. ¿Qué emoción te embarga al poder estrenar una película más de Ruiz en el FIC Valdivia?

Para FIC Valdivia ya es una linda tradición aquello de estrenar tanto películas de Raúl Ruiz como la dupla Raúl Ruiz Valeria Sarmiento, hay que recordar que “La maleta”, que es la primera obra cinematográfica de Ruiz fue rescatada en conjunto con la cineteca de la Universidad de Chile y el FIC Valdivia y fue estrenada su recuperación gracias a la propia labor de Raúl Ruiz el 2008. En ese sentido siempre las obras de Ruiz se han estrenado en Chile desde Valdivia y estamos muy contentos de seguir esa tradición y apoyar el trabajo que hace Valeria sarmiento, Galut Alarcón y Chamila Rodríguez de volver a regalarnos las películas de Ruiz incluso cuando le ya no está entre nosotros. Valdivia estrenó como película de inauguración “La telenovela errante” hace dos años y ahora nuevamente como inauguración tenemos su última película y esperamos que no sea la última de verdad, digamos, que es justamente “El tango del viudo y su espejo deformante”. Es una emoción muy grande poder continuar con esta alianza que va más allá, que supera el proceso terrenal, si se quiere, y sobre todo que esta película pueda ser vista telemáticamente desde todo Chile como función inaugural el día lunes 5 de octubre, entonces es un gran puntapié inicial y esperamos por supuesto que no sea el último.

¿Existirá alguna alusión en algún punto, sección o evento del festival relacionado con la crisis social chilena ocurrida desde el 18 de octubre en adelante?

Por supuesto, de hecho, una de las películas de apertura que es “Correspondencia” de Carla Simón y Dominga Sotomayor que es un cortometraje, alude específicamente al estallido social. A su vez hemos preparado una macrosección que se denomina “Cine y resistencia”, que se compondrá tanto de una muestra histórico sobre cine anarquista español y a su vez una muestra sobre los colectivos de la revuelta programada por la académica Laura Lattanzi. También tendremos un foro  con dichos colectivos cinematográficos, es decir un conversatorio y a su vez el espacio “Voces ciudadanas” realizaremos otro conversatorio sobre constitución y cultura, otro sobre Derechos Humanos, es decir, FIC Valdivia como siempre está muy atento a la contingencia durante los últimos años siempre hemos generado una programación qe dialoga con los movimientos sociales y a su vez muestra distintos puntos de vista de procesos culturales de todo el mundo y por supuesto que este año no iba a ser la excepción.

Por último, quisiéramos saber tu visión sobre la relación entre el Estado y el mundo del arte y la cultura en la actualidad.

Creo que la relación entre Estado y arte y cultura no es distinta a la relación entre Estado y ciudadanos, que en realidad, más que ciudadanos hay una visión más como si fuésemos clientes o consumidores. Eso atraviesa distintos gobiernos locales, regionales, nacionales de distinto signo político, me parece que no hay una comprensión con respecto a la importancia del arte y la cultura. Hemos visto que en otras naciones, naciones por lo demás que siempre se señalan como ejemplos para Chile han salido a defender sus gobernantes la importancia de la cultura, incluso han salido a protegerla como bien esencial. Lamentablemente en Chile estamos lejos de aquello, pero en contraparte han sido los propios artistas y agentes culturales los que han actuado de una manera muy solidaria, primero cediendo sus obras para estimular el inicial “Quédate en casa” cuando comienza la pandemia, es decir, aumentando la percepción de que el arte tiene que ser gratuito y es un cuasi hobby que mucha parte de la población lo tiene, en vez de combatir esa percepción, los artistas de manera muy generosa y solidaria fueron una suerte de primera línea cultural que permitió justamente generar ese espacio de contención emocional a través de obras artísticas en estos tiempos tan complejos, entonces sería lo ideal que hubiese una visión de Estado, que hubiese a su vez un presupuesto que emanase de esa visión de Estado a asignar en cultura, que tuviese un mínimo piso digno. Ya en este momento agentes culturales piden que ese mínimo piso digno sea de un 1% -actualmente el presupuesto de la nación para estos fines es mucho más bajo que eso-, entonces en ese sentido, si queremos efectivamente replicar lo que son las naciones avanzadas entre las que tratamos de espejearnos. Bueno,  dichas naciones avanzadas justamente ponen a la cultura como un bien esencial, no en una lógica de consumo, sino como el alma nacional.

* Con una dilatada trayectoria académica, Raúl Camargo ha sido profesor en las carreras de Historia del Cine de las Universidad Mayor, Universidad de Valparaíso, Universidad del Desarrollo, Universidad de las Américas y del Instituto Profesional ARCOS, además de dictar cursos de Apreciación Cinematográfica en la Pontificia Universidad Católica de Chile.

Ha ejercido como programador en el Festival Internacional de Documentales de Santiago (FIDOCS), en el Festival de Cine de Talca y en el Festival de Cine B. Paralelamente, ha sido invitado a participar como jurado a más de 10 festivales de cine nacionales e internacionales.

Antes de asumir como director de FICValdivia, fue su Delegado Artístico durante 4 años (2010-2014) y su Programador General durante 3 años (2007-2010).

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar