El Estado Del Arte

“Obituarios. 25 loncochenses tenaces e inalcanzables”

Este miércoles 7 de octubre, a las 19:00 horas a través de las plataformas museo.araucania@museoschile.gob.cl y www.museoregionalaraucania.cl, se lanzará este libro escrito por Ernesto Pincheira y Gonzalo Véjar, dos profesionales originarios de la ciudad de Loncoche, que reúne la historia de quienes nos entregan rasgos de identidad local y comunitaria que reúne antropología, historia y literatura en un trabajo de rescate de la memoria, el patrimonio y el territorio, publicado de forma artesanal por Deliras ediciones.

Primero que cualquier cosa quisiéramos saber ¿Cómo llegaste a concebir este libro, qué fue lo que te impulsó a escribirlo y publicarlo?

La idea original de estos textos surgió el año 2003 mientras compartíamos labores con el antropólogo Gonzalo Véjar en el periódico “El Estafeta” de Loncoche del cual yo era director. Por esos días la comuna había perdido a destacados ciudadanos y no había en Loncoche una forma de despedirlos como corresponde en el sentido de dejar algún registro de su paso por la comuna, de modo que decidimos crear un texto que pudiera recordarlos y la alternativa fue crear un texto que mezclara la literatura con la historia y fue así como comenzamos a publicar una sección que se llamaba “Obituarios” y a medida que los textos fueron apareciendo nos dimos cuenta que éstos no eran simples recuerdos, sino que descubrimos que se entrecruzaba la historia, la estadística, la geografía, el clima, el tiempo, las diferencias religiosas y políticas y también las acciones que cada uno de estos personajes habían generado en nuestra comuna, de modo que esta columna que duró alrededor de un año y medio se transformó en una de las preferidas de nuestros lectores y nos empezaron a pedir que fuéramos generando nuevos textos hasta que el periódico dejó de existir junto con la columna.

Cuando se dio este tema de la pandemia conversamos con Gonzalo y decidimos que era momento de retomar este trabajo e hicimos este trabajo a dos manos esta vez, en el sentido de que él hizo la labor de recopilación histórica, la recopilación de fuentes primarias con los parientes de las personas seleccionadas y yo me dediqué al tema periodístico y literario, transformando este material en un libro en época de pandemia en el sentido de darle a la comunidad un libro donde pudieran encontrarse ellos con su gente querida, con aquellas personas que en algún momento admiraron, ó, simplemente con aquellas personas que fueron sus vecinos y amigos.

¿Qué aspectos de las historias son las más destacables, que podremos encontrar en este libro?

Me parece que hay dos elementos que tienen que ver con destacar algunos personajes que fueron relevantes en la vida local, ya fuera a través de su ejercicio como autoridad política, como miembro de alguna institución relevante y también algunos personajes desconocidos pero que de alguna forma representan a muchos de los vecinos por señalar algunos como las cuidadoras, las nanas, los maestros que iban a la casa. Gente que de alguna forma eran anónimos, pero que reflejaban o representaban  muchas personas dentro de la comunidad, pero también –y esto creo que es bien relevante- esto era una escusa para hablar del territorio, para hablar de la conformación de la ciudad, para señalar algunos ritos locales característicos y para hablar en general de cómo esta ciudad convivía desde el punto de vista de la política, de la religión, de la educación, entonces se creó una dualidad en este sentido, de tomar a un personaje y utilizarlo como escusa para hablar de lo que realmente nosotros somos en Loncoche. De ahí este concepto del loncochense tenaz e incansable, esta persona que está regularmente desarrollando labores para su comunidad y para su pueblo, de modo que me parece que se cruzan ambos elementos en este libro y creo que eso también ha permitido que el lector loncochense sienta un apego tan grande con este objeto literario que a nosotros por supuesto nos ha sorprendido y que también nos ha generado una satisfacción enorme en el sentido de que la comunidad realmente va a la historia de sus personajes, pero también reconoce su territorio como parte importante de la actualidad.

Sin duda la dimensión de la muerte es una transversal a toda cultura ¿Qué nos puedes hablar con respecto a la muerte en el contexto histórico y cultural en que nos encontramos?

Para nosotros era importante poder sacar este libro en este momento, donde la pandemia nos ha llevado a recluirnos y abandonar el acto social del encuentro  y nos generó la posibilidad de ver la muerte desde otra perspectiva. No la muerte trágica, la muerte del llanto desgarrador, sino que nos llevó a vislumbrar la muerte como una situación cotidiana, la cual, a la vez que nos aleja, también nos acerca como seres humanos, a los que quedamos en esta tierra, pero también nos acerca con aquellos que han partido, de modo que el planteamiento de este libro es abrazar la muerte como una situación que es parte de la vida, que es arte de la historia y que nos permite de alguna forma reconstruirnos, reencontrarnos y tener una nueva perspectiva del ser loncochense y en realidad de cualquier ser de cualquier lugar porque nos ha llamado la atención que mucha gente que no es de Loncoche y que ha tenido el libro en sus manos, nos ha dicho que esta forma de enfrentar la muerte, de forma tan diferente a lo normal nos parece que es una característica muy especial del libro y que le da este tono de encontrar un espacio desde la muerte para encontrarnos en la vida y desarrollar una nueva visión de lo que queremos como comunidad.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar