Industrias Creativas

Renzo Vaccaro, Académico, Director del Departamento y Galería de Arte Contemporáneo de la Universidad Católica de Temuco: “Las políticas estatales no han respondido de modo claro y contundente a la emergencia que constituye la situación actual de creadoras y creadores”.

En esta oportunidad conversamos con Renzo Vaccaro Meza, académico, director del Departamento y Galería de Arte de la Universidad Católica de Temuco, Magíster en Arte Contemporáneo por la Universidad Complutense de Madrid, quien ha colaborado en distintos proyectos musicales, de arte experimental e investigación patrimonial, siempre ejerciendo de modo paralelo la docencia universitaria en el campo de la teoría y práctica de las artes visuales contemporáneas, sobre la situación del campo de las artes visuales en tiempos de pandemia.

Tu has trabajado en el ámbito académico por más de veinte años, producto de lo cual tienes una visión privilegiada, desde lo educacional y la institución donde trabajas, que es el Departamento de Artes de  la Universidad Católica de Temuco, sobre el arte en general y las artes visuales producidas en la Región de la Araucanía en específico. En este sentido ¿Cómo ves tú la situación de las y los artistas, la producción y difusión en el campo de las artes visuales regionales y qué artistas visuales regionales destacarías por su trabajo?

 Veo una situación extremadamente crítica en el campo de la creación y circulación de bienes artísticos en los medios internacionales, nacionales y regionales, debido obviamente a la situación de pandemia global que ha golpeado prácticamente todas las áreas productivas, siendo una de las más perjudicadas la de las artes en general. El modo y las condiciones de acceso a las expresiones artísticas siempre consideraron como un elemento central la experiencia in situ, el contacto directo, la conformación de una comunidad y territorio específico en torno al trabajo de alguna o algún artista en particular; de algún modo la conservación del rito que configura el encuentro compartido en torno al arte. Las nuevas condiciones de interacción forzada y a distancia, tanto de modo sincrónico como en diferido a través de las herramientas disponibles, han obligado a la comunidad que opera en torno al arte (instituciones, artistas y gestores) reconfigurar el rito, reconfigurar el modo de encuentro con lo artístico visual y que por supuesto también ha forzado a replantear los modos y condiciones de la creación. Por otro lado, las políticas estatales no han respondido de modo claro y contundente a la emergencia que constituye la situación actual de creadoras y creadores, no solamente desde el punto de vista de la visibilización de sus productos, si no considerando que el trabajo artístico no es amateur, ni afición de fin de semana, sino que es un trabajo que, en la mayoría de los casos, constituye la entrada económica vital. De todos modos, si eliminamos esa falsa premisa de una “futura vuelta a la normalidad” vemos que el campo artístico se adecúa y resignifica aquellos espacios de interacción  que antes de la pandemia eran solo eso, una forzada alternativa, hoy se van constituyendo como canales de visibilización e interacción efectivas, a través del asentamiento de nuevas comunidades en RRSS, fundación de galerías de arte en línea, y una creciente oferta de educación artística, académica o informal, que se abre paso en estas nuevas dimensiones de vida. Por otro lado, veo que también se está procesando todo el impacto que el estallido social y sus efectos colaterales ha generado sobre- por un lado- la práctica artística en sí misma, como también las condiciones y modos de recepción de lo artístico. Me refiero por ejemplo al fenómeno de la desmonumentalización que cruza todo el continente americano, el acto ritual colectivo catárquico de derribamiento de estatuas en el espacio público, como manifestación crítica al colonialismo, y como un intento de enfoque para la reescritura de una historia americana. Por otro lado, el evidente impacto de la producción performática del colectivo “Las Tesis” que, sin duda, desde mi punto de vista, replantea el modo de crear arte en este contexto cruzado por tensiones y crisis en casi todos los niveles de la vida cotidiana. Con ambos ejemplos visualizo un impacto significactivo de estas acciones en la opinión pública, la que, al respecto debe tomar una posición ciudadana- política que permita el desarrollo de una reflexión, análisis o simple discusión que le otorgue valor e importancia a estas expresiones, que determinan en gran parte los cambios culturales que se reflejan en nuestra percepción y que activan los ´procesos sociales actualmente en marcha .

Dadas las condiciones complejas para la creación artística, las cuales, son además muy desiguales, creo no es el momento de destacar algún nombre de artista en especial.

Desde el estallido social del 18 de octubre y la posterior expansión del covid-19 ¿Cómo estos fenómenos han influido en la producción de artes visuales de la región, sus agentes e instituciones?  En el caso específico relacionado a las y los estudiantes de artes visuales de la universidad en que trabajas ¿Cómo los ha afectado a ellos y su desempeño académico las experiencias del estallido social del 18 de octubre y la posterior expansión del covid-19; se manifiestan estos fenómenos en sus obras?

El contexto arriba mencionado, responde en parte esta segunda pregunta. Como ya ha sido ampliamente comentado en distintos ámbitos, este cambio radical de condiciones ha afectado profundamente la experiencia formativa y docente, obligando a un gran sector del mundo docente a enfrentarse a nuevas condiciones de desenvolvimiento laboral y doméstico. Respecto de los estudiantes, sin duda el impacto ha sido igualmente profundo, si no más, pues la idea-imagen de universidad que fijaron como horizonte de crecimiento, como objetivo personal, familiar, también cambió de súbito. La situación se complejizó mucho más cuando el sistema de formación académica en las artes visuales, contempla(ba) una profunda y significativa experiencia de comunidad en el contexto taller. Muchos de nuestros estudiantes proyectaron su formación visualizando su desarrollo en el aprovechamiento de la infraestructura universitaria para su crecimiento, integral. Esta promesa se canceló violentamente de un momento a otro, debido a las restricciones sanitarias ya ampliamente conocidas por nosotros. Particularmente esta experiencia provocó un fuerte impacto sicológico en los estudiantes, al no poder visualizar de modo claro las reales posibilidades de desarrollo académico-creativo, bajo condiciones forzadas e impuestas desde un poder central. Así mismo se cuestiona cual es el rol que le corresponde a la institución académica para enfrentar esta crisis, pues esta también ha debido- y deberá seguir haciéndolo- transformar muchos aspectos de su estructura fundacional y operativa. Ambos eventos que plantea la pregunta influyen profundamente, pues ambos afectan nuestra propia cotidianeidad y modifican nuestra percepción del mundo que nos rodea. Nos obliga a profundizar nuestros criterios sobre la política, la ciudadanía y la participación, como también nos obliga a definir una perspectiva personal respecto de los acontecimientos en desarrollo, tanto en Chile, como en el Wallmapu y en el exterior. Sin duda, la mejor fuente de conocimiento y aprendizaje se encuentra hoy en la contingencia, que combina ambos fenómenos sociopolíticos, y que de ese modo afectan las condiciones de la práctica artística, sus intereses éticos y estéticos, políticos y simbólicos sin duda. Aunque gran parte de estos contenidos vienen filtrados por las RRSS, obliga también a los usuarios, estudiantes y docentes a mantener una permanente alerta sobre la calidad y veracidad de las representaciones del mundo que desde ahí construimos en el cotidiano. Quizás sea muy pronto para establecer una especie de perfil que identifique de algún modo el sentido general de la práctica artística de lxs estudiantes bajo el actual contexto, sin embargo creo que desde antes del estallido, las temáticas como la identidad de género, los derechos sexuales, una  revisión crítica de la historia y del patrimonio, siguen siendo recurrentes y por lo tanto urgentes de abordar en las reflexiones visuales y creativas de su hacer, quizás ahora con un cariz más introspectivo, quizás más  melancólico, pero no menos atento y crítico.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba