Industrias Creativas

Marcelo Cuevas, Audiovisualista: Nuestro sector ha vivido históricamente en la precariedad y esta realidad lo ha visibilizado

En esta oportunidad conversamos con Marcelo Cuevas, destacado trabajadoraudiovisual con quien pudimos hablar de la situación de las y los trabajadores del arte, la cultura y las industrias creativas donde realzó la idea de que es necesario organizarse idealmente en cooperativas para enfrentar de mejor manera la indiferencia con que trata el gobierno y el Estado a este sector productivo. En sus palabras: “Me parece que la forma de enfrentar esta crisis por parte del gobierno ha dejado mucho que desear. Los énfasis no han sido los correctos. Tampoco ha existido un aporte, programa, bono, etc. que vaya directo a ayudar a nuestro sector, El Ministerio de Cultura solo genera fondos concursables y ahora con los fondos de emergencia ¿qué se hizo? Correr la lista de espera de los mismos fondos concursables”.

Gracias a tu carrera y el haberte incorporado no sólo a la producción de contenidos audiovisuales; sino que también has en el ámbito institucional de la cultura y organizacional en lo que es el gremio de audiovisualistas, entre otras actividades relacionadas al campo cultural en general, es que has tenido una visión privilegiada de los acontecimientos en este campo. En este sentido ¿Cómo definirías el momento actual para las industrias creativas en general y el campo audiovisual y sus trabajadoras y trabajadores, en particular?

Sin duda ha sido y sigue siendo un tiempo muy difícil. Dedicarse profesionalmente al arte y vivir de eso ha sido históricamente muy complejo en todas partes.  A partir del estallido social de Octubre de 2019 y luego la pandemia de coronavirus ha sido todavía más complicado. Los trabajadores del arte y el espectáculo fuimos los primeros afectados en nuestro quehacer diario, al que estábamos habituados. Esto producto que la principal fuente de ingreso proviene de eventos, los que se han visto en su gran mayoría suspendidos, al igual que las opciones de talleres, clases presenciales, locales nocturnos, restaurantes, pubs, proyectos, etc. Sumado al cierre de teatros, cines, centros culturales, bibliotecas, colegios, universidades, espacios culturales independientes, etc. Nuestro sector ha vivido históricamente en la precariedad y esta realidad lo ha visibilizado.

Durante este tiempo, el medio audiovisual ha tenido una capacidad mayor de adaptación a este nuevo escenario, posiblemente por la capacidad de producción, de incorporarse a cualquier entorno laboral, por el conocimiento y manejo de la tecnología, internet, las redes sociales, etc. Ha habido una gran necesidad de creación de contenidos audiovisuales, de adaptar eventos presenciales al on line, a la utilización de internet, etc, y en eso los profesionales del audiovisual hemos sabido aprovechar esas oportunidades, no todos, pero también tiene que ver con las capacidades y motivaciones de cada uno, como todo en la vida.

El trabajo de las agrupaciones culturales, gremios, asociaciones, grupos organizados, ha sido también complejo. Por su naturaleza, son los mismos artistas que se unen en alguna figura legal para poder optar a algunos apoyos, pero en esta situación tan extrema, cuesta seguir trabajando por el bien común cuando tu propia situación, tu familia, tu entorno cercano está en la incertidumbre, los dirigentes se agotan. Las cooperativas me parece que pueden ser una forma de asociatividad que puede dar más resultado. Hay que buscar la forma de unirse y apoyarse.

equipo de TRAC Araucanía Asociación Gremial.

Visibilizar la problemática de los artistas y trabajadores del arte y espectáculo durante estos últimos meses, sus consecuencias en la vida cotidiana, estado de situación y proyecciones futuras es lo que han podido llevar a cabo los trabajadores del arte y el espectáculo a través de una suerte de campaña improvisada en rrss y algunos medios de comunicación masiva independientes, los últimos bastiones de la comunicación comunitaria y democrática, sumada a la autogestión de actividades artísticas vía streaming, conciertos, pequeños talleres, ciclos de cine, etc. Que permiten mantenerse activos y ganar “algunos pesos” pasando la “gorra virtual” para recuperar en algo los recursos perdidos. En algunos casos, más graves o extremos, han llegado  a vender parte de su propio patrimonio, (instrumentos, equipos de grabación, cámaras, etc.) algo que resulta muy difícil en su momento poder capitalizar y ahora mucho más poder recuperar. Muchos artistas y trabajadores del arte y espectáculo han tenido que definitivamente cerrar sus emprendimientos culturales o empresas, derivando a otras áreas, generando un daño que parece invisible ante los ojos de las autoridades y la población en general, a algo tan esencial como lo es el arte y la cultura.

Desde muchos sectores  del arte y la cultura hemos escuchado críticas y propuestas sobre la situación de las y los trabajadores del sector respecto de la falta de ayuda por parte del Gobierno ¿Cómo catalogarías la ayuda del Gobierno y por su intermedio el Estado al sector del arte y la cultura?

Sin duda es insuficiente, para todos, no solo para nuestro sector. Me parece que la forma de enfrentar esta crisis por parte del gobierno ha dejado mucho que desear. Los énfasis no han sido los correctos. Tampoco ha existido un aporte, programa, bono, etc. que vaya directo a ayudar a nuestro sector, El Ministerio de Cultura solo genera fondos concursables y ahora con los fondos de emergencia ¿qué se hizo? Correr la lista de espera de los mismos fondos concursables. Hubo encuestas, estudios, etc. Para ver el estado de situación de nuestro sector, pero la ayuda no ha llegado. Sin embargo, cabe mencionar que los artistas no estaban preparados ni se han podido adaptar totalmente a estos tiempos. Por ejemplo, muchos artistas podrían haber optado a los distintos bonos, el IFE, el bono covid, el bono navidad, etc, pero muchos de ellos no tienen su registro social de hogares, o no tienen iniciación de actividades, o no se manejan mucho con la postulación a fondos públicos, o no tienen otra actividades distinta a su quehacer artístico que les sirva para pasar la crisis, etc. Me parece que hay instrumentos e instancias de gobierno que no todos los artistas ocupan y que incluso desconocen, es necesario entender que hay que moverse, activarse, investigar casi todo está al alcance de la mano gracias a internet, no hay excusas, todo se puede hacer on line y hay que estar permanentemente investigando y buscando alternativas. Como artistas hay que aprovechar las redes y la tecnología, todo está al alcance, hay que preocuparse de gestionarlos, usar las redes sociales, mostrar los trabajos, los proyectos, difundir, compartir, algo puede ayudar.  Creo que es muy importante ayudarse uno mismo, sin tener que esperar que el gobierno de turno resuelva los problemas, sobre todo considerando que el arte y la cultura nunca han sido una prioridad. Si cabe mencionar que en lo local, la Seremi de Cultura de La Araucanía ha hecho lo posible y más para ir en apoyo de los artistas, con las dificultades propias de ser un servicio centralizado, como todos, pero han hecho lo posible con las herramientas que cuentan, y eso se agradece, el apoyo, la empatía. Del resto, poco, casi nada. Nuestro rubro es muy poco considerado por otros sectores del gobierno, salvo Corfo, Sercotec, que tienen algunos programas y fondos al que podríamos postular, pero concursar, eso es seguir en la incertidumbre.

Por último sabemos de los grandes aportes a la salud mental y los espacios de ocio de la sociedad que ha hecho el campo de las artes, la cultura y las industrias culturales en general. En este sentido ¿Cuáles serían las nuevas oportunidades que presenta esta pandemia para el sector?

Efectivamente ha sido un enorme aporte, imagínate si no tuviésemos esa posibilidad. Sin embargo seguimos siendo muy poco valorados. Creo que a pesar de eso, se abren interesantes posibilidades para los artistas, gestores culturales y trabajadores del arte y espectáculo. Todo lo que tiene relación con el streaming, las plataformas digitales. La forma de producir y las ventanas de exhibición y distribución cambiaron y hay que aceptarlo y adaptarse. Esta forma llegó para quedarse, ya nada será lo mismo, nunca volveremos a la “normalidad” previa a octubre de 2019. Los artistas tenemos la capacidad de caer y levantarnos, tenemos que ser solidarios entre nosotros, apoyarnos, y si es posible, tener otra alternativa a nuestro quehacer artístico como posibilidad de ingreso económico, eso me parece urgente y necesario. Ánimo, mucha fuerza, el corazón es grande, debemos seguir luchando, juntos, asociados, saldremos adelante.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba