Entrevista directa arte

Javier Aravena: Sobre la construcción de un sindicato de trabajadoras y trabajadores de la música de Valdivia.

En esta oportunidad conversamos con el destacado músico, gestor y productor musical de Valdivia Javier Aravena, quien se encuentra desarrollando una labor de carácter social para el rubro artístico que él representa y que consideramos imprescindible conocer en este tiempo próximo al día del trabajo, en que son los trabajadores los protagonistas de este día y esta dimensión tan importante de la vida humana para su desarrollo y sostenimiento, iniciativa que abre el debate sobre los derechos sociales y laborales de muchos marginados del sistema, como son todas y todos los trabajadores de la música.

¿Cómo surgió en ti y qué factores activaron la idea de generar un sindicato de músicos en Valdivia?

Esto es algo que se viene dando desde hace años. Conocí hace varios años atrás a Sebastián Silva, un productor uruguayo y ellos allá tienen un gremio y un sindicato de trabajadores de la música, lo que me encantó, porque los trabajadores de la música involucra a los técnicos, sonidistas, iluminadores, diseñadores, fotógrafos, los músicos, los asistentes, todos como iguales, los músicos ahí no son superiores, son todos trabajadores de la música y eso ellos lo tomaron de Víctor Jara porque Víctor es el primero que se reconoce como trabajador antes que como artista, entonces eso es muy relevante, muy importante para estos tiempos en los cuales la industria de la música crece siempre hacia el lado del producto, cosa que yo detesto la verdad porque crece para las productoras quienes son los que tienen, como es Chile en realidad, información, poder y riqueza, y los trabajadores que son los músicos están en funcionalidad a ellos, sin derechos laborales, y sin derechos sociales, así que hemos venido tratando de visualizar de qué manera hacemos una bajada para que generemos un espacio de protección a los derechos de los músicos y creemos que la creación de un sindicato es la manera en que podemos lograr que realmente los músicos tengamos o podamos lograr tener derechos sociales y derechos laborales.

Valdivia, movilizaciones sociales – Noviembre de 2019

¿Cuáles son las estrategias que tu visualizas para concretar el sindicato?

Se formó una asamblea de trabajadoras y trabajadores de la música y como efecto de ello también se formó a parte una asamblea de sólo trabajadores de la música, entonces esas asambleas eran para visualizar lo que teníamos en cuanto a necesidades e intereses que obviamente son diversos y la bajada es que algunos creemos que la mejor manera de poder formalizar el desarrollo de una agrupación es un sindicato y que, mal que mal, los últimos 200 años las herramientas de mayor conquista de derechos para los trabajadores ha sido el sindicato en Chile, así es que creemos que eso va a generar una buena forma de establecer nuevos cambios, así que está Valdivia con la creación del sindicato de trabajadores independientes, ya que un sindicato requiere tener un jefe, un contratante, pero en Chile existe la posibilidad de que quienes son trabajadores independientes tengan un sindicato de trabajadores independientes y ahí entramos en este caso los trabajadores de la música y en Puerto Montt también hay una asamblea de trabajadores de la música y también está la posibilidad de que formen un sindicato de trabajadores de la música en Puerto Montt y así también podríamos generar dos sindicatos independientes, pero que estarían trabajando en conjunto y la realidad sería que también podríamos fortalecernos porque con la creación de otros sindicatos en Chile, que ya existen algunos y otros en formación, podríamos crear una red de sindicatos que ya significaría fortalecer nuestra mirada, nuestra visión y la idea es que cuando ya en Chile en un tiempo más otra vez se hable nuevamente de música y se hable de la legislación, no sólo llamen a la SCD, sino que también podamos estar en la mesa nosotros y exigir estar en la mesa nosotros como sindicato de trabajadores de la música a través de una coordinadora nacional y esa es la estrategia en general y creemos que el sindicato de todas maneras hay que crearlo este año en Valdivia y en Puerto Montt y así poder trabajar en conjunto varias ciudades y varios sindicatos a lo largo de Chile.

Considerando además que hoy tenemos tres diputados que son músicos, Florcita Motuda, Amaro Labra y un diputado del Partido Comunista que también es músico, creemos que ellos también están ahí y obviamente son sensibles a esta mirada de establecer una ley que reconozca a los músicos como trabajadores y trabajadoras con derechos sociales y laborales.

Grabando el sexto álbum de La Rata Bluesera,
Estudio Uach acustica en Valdivia

¿Cuáles han sido los principales escoyos o dificultades que tu has encontrado al momento de convocar y conformar este sindicato?

Básicamente hay mucha desinformación, hay mucha mirada desde la necesidad de que ya está inyectada en los músicos de ganar plata y de cómo ganamos plata y la formación de un sindicato no tiene que ver directamente con eso. Un sindicato tiene que ver con una mirada mucho más colectiva, con una mirada mucho más atemporal, con una mirada mucho más de dignidad, entonces eso cuesta conversarlo y discutirlo y reflexionarlo. Por suerte hemos hecho dos encuentros de trabajadores de la música. El 2018 hicimos el primero y el 2019 el segundo, todos respaldados por la Radio de la Universidad Austral, entonces ahí hemos podido tener conversaciones un poquito más plenas y de hecho han participado personas de Angol como Panchote Bascur, Colelo de Temuco, Alonso de Ancud, que es un cantautor de Coihaique  pero que vive en Ancud, otros de Puerto Montt, etc., entonces hemos tenido una mirada más regional, mas sureña y ese es el primer escoyo: bajar la mirada de la reflexión hacia identificar que el sindicato es la primera herramienta y ya estamos convencidos varios de eso y segundo que se cree que legislativamente hay que tener un jefe para tener un sindicato y hoy día no. Ya entendimos que el sindicato de trabajadores independientes es una herramienta y está en Chile, en tanto ya tenemos las dos cosas más fundamentales como más claras. Por un lado la reflexión de que el sindicato es la herramienta y no el gremio, aunque el gremio igual puede ayudar. En este caso el gremio lo que hace es reunir a sindicatos, asociaciones, agrupaciones, centros culturales. Reúne a diferentes agrupaciones, en cambio el sindicato es más específico. Entonces, como te decía, el principal escoyo es entender que el sindicato es y segundo tener más claridad frente a la legislación. La voluntad de las y los trabajadores de la música está y yo creo que ya estamos super bien encaminados.

Ahora, la creación de un sindicato no es la creación de una agrupación sin fines de lucro, no es la creación de una junta de vecinos, no es la creación de un centro cultural, es otro tipo de responsabilidades que requieren un trabajo distinto al que quizá no estamos acostumbrados y ahí tenemos a nuestros amigos de Uruguay que nos van a ayudar y que tienen bastante experiencia y nos van a ayudar a caminar y también algunos sindicatos de músicos en Chile que están creados pero desde mi punto de vista recién ahora están comenzando a pensar con una mirada más territorial, porque normalmente en Chile todo se resuelve desde Santiago y si tu haces un sindicato en Santiago le ponen sindicato de trabajadores de la música de Chile y en realidad representan tan sólo a Santiago, entonces ahí hay que tener una mirada más territorial porque la necesidad de un trabajador de la música de Valdivia no necesariamente son las mismas de un músico de Temuco, entonces ahí hay que ver cómo logramos que nuestras necesidades se reúnan, aunque ya tenemos claro que no tenemos derechos laborales ni sociales todos, así que ya eso nos reúne.

Sello Misisipi – Música de raíz

¿Cuáles serían esas necesidades territoriales de las y los trabajadores de la música de Valdivia?

Acá en Valdivia hay un muy buen desarrollo de publicaciones de contenidos musicales, me refiero a publicaciones de discos, audiovisuales. Los últimos diez años han ascendido bastante en número y calidad, hay grupos musicales que están desarrollando un trabajo que está llegando incluso más allá de las fronteras de la región e incluso fuera de Chile. Por un lado está eso y por otro hay un buen nivel de producción, por ejemplo tenemos varios estudios de grabación, cineastas que están creando un muy buen trabajo audiovisual, tenemos creadores, espacios para desarrollar conciertos, hay dos teatros importantes, dos aulas magnas con capacidades para 500 personas, hay un back line, hay buenos sistemas de sonido, hay buenos eventos musicales, los bares pasan por diferentes ciclos, pero en general siempre hay buenos bares que trabajan la música en vivo con creadores locales, pero el casino está al debe y es el gran espacio que está al debe, donde contratan a cualquier cantidad de artistas por un montón de millones y al artista local la verdad lo valoran muy poco. Ese es un espacio que está al debe absolutamente, entonces, yo creo que las necesidades son que, ese trabajo que se realiza y se produce en Valdivia tenga una buena plataforma de difusión para que finalmente los artistas no dependan de una radio de Santiago o de un medio santiaguino o capitalino para que se dé a conocer.

Te comento a modo de dato. En cuanto a fondos de la música en el área de creación y especialización, el primer lugar por montos y cantidad de fondos adjudicados estos últimos años los tiene, por una cuestión bien fácil de pensar, Santiago; el segundo lugar también es fácil poder pensarlo y es Valparaíso, y el tercer lugar uno podría pensar que es concepción, pero es Valdivia, la región de Los Ríos. El tercer lugar en adjudicación de cantidad de proyectos y montos lo tiene Valdivia y esos son números en cierto sentido objetivos que son los números dados por los fondos concursables, que es un área nada más, entonces yo creo que falta una buena plataforma de difusión de la música regional en Valdivia y en la región de Los Ríos, que permita que esa música se conozca realmente y que no queden los discos en las casas y en los computadores de los artistas, eso permitiría que a lo mejor los músicos no dependan de los fondos concursables y puedan, quizás, a través -hoy día la realidad es que los músicos no venden muchos discos- que haya algún retorno a través de los derechos digitales de spotify u otro, qué se yo.

Entonces primero un sindicato que reconozca a los trabajadores, un espacio que reconozca los derechos laborales de las y los trabajadores de la música para que puedan tener derecho a enfermarse, puedan tener derecho a la vivienda, derecho a vacaciones y eso lo necesitan todos los trabajadores, pero especialmente los músicos y con esto de la pandemia quedó en evidencia la precariedad en la que viven los músicos, así que es una realidad y una necesidad importante que trasciende a Valdivia, que es el reconocimiento de los derechos laborales y sociales y en específico una plataforma que difunda la música que se produce, o sea hay que apoyar siempre la creación y la creación está, pero falta que esa música llegue y se difunda a nivel nacional e internacional.

¿Y qué dirías sobre el rol de las instituciones en esta materia? El Gore, el Ministerio de las Culturas y las municipalidades gastan un montón de millones en tremendos eventos donde a veces se gastan 200 millones de pesos en un día, en eventos musicales donde traen productoras externas que traen artistas de afuera, entonces finalmente me pregunto yo que pasaría, por ejemplo, si la municipalidad decidiera tomar un presupuesto como ese de 200 millones y generara actividades durante doce meses que incluya capacitaciones para los músicos y los trabajadores de la música que incluya conciertos, que incluya publicaciones de discos, festivales, conciertos on line, que incluya talleres de música en las poblaciones, publicaciones, plataformas digitales y que terminen en un verano lleno de música local. Nosotros tenemos que darnos cuenta que acá en Valdivia tenemos algunas áreas desarrolladas de muy buena manera, por ejemplo la cerveza ya es una marca, pero primero que todo está el paisaje, el entorno, la calidad de vida que tiene Valdivia, primero eso: una ciudad pequeña con una calidad de vida de pueblo diría yo, que eso es muy bueno, luego estaría la cerveza que es de muy buena calidad, el Festival internacional de Cine de Valdivia que sin duda es realmente importante y yo diría que lo siguiente es la creación local, por lo tanto que todos los locales, bares y espacios tuvieran música valdiviana o música regional que se esté tocando constantemente sería muy bueno; que exista un plan de desarrollo en que los bares puedan tener un incentivo o subvención especial para los que tienen música en vivo; congeniar los diferentes espacios de desarrollo cultural, Ministerio de Cultura, Gore, municipalidades, que tengan algunas planificaciones en conjunto. Todo eso generaría que crezca la música local y que sea una excusa más para venir a Valdivia, que Valdivia sea la ciudad de la música, con sus creadores, porque acá, por ejemplo, nació “Schwenke y Nilo” y eso es motivo de orgullo.

La Rata Bluesera celebra 20 años de trayectoria con nuevo disco “Agua” 

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba